Conmovedor: Visitamos en San Pablo la tumba de Ayrton Senna

11/06/2018 12:08
Motorpress Autos

Viajamos a San Pablo para conocer un nuevo producto del cual te contaremos más adelante, pero aprovechamos el fin de semana para quedarnos dos días más y conocer una ciudad maravillosa. 

Si bien son tantísimos los lugares que son obligatorios descubrir, había uno que se destacaba del resto: el Cementerio Morumby, lugar donde descansan los restos de uno de los pilotos más emblemáticos de la Fórmula Uno, Ayrton Senna

Sobre la Avenida Paulista, uno de los tantos murales que lo recuerdan.

Si se quiere llegar en colectivo, se deberá tomar en la Avenida Paulista la línea 6291, el cual tiene una parada a metros de la puerta del jardín de paz, sobre la calle Diputado Laérico Corte, quien lo fundó, siendo el primero de su estilo (el resto de los cementerios en la ciudad son de lápidas). 

Entrada al Jardín de Paz

No es fácil ubicar a simple vista el lugar donde reposa el piloto paulista, dado que no hay señalizaciones. Sin embargo, el árbol que se plantó el día de su entierro es el punto de referencia que los fanáticos de Senna sabrán distinguir. 

Su placa se encuentra a metros de la entrada principal, justo en el centro del primero de cuatro óvalos que componen uno de los sectores del Cementerio Morumby. Al llegar, observamos algunas ofrendas florales, como también un recorte periodístico de su primera victoria en Fórmula Uno, en el Gran Premio de Portugal en 1985.

Una de las ofrendas al Campeón: recorte de su primer victoria en F1.

Esel mediodía fatídico de 1994 en Ímola, Ayrton Senna encontró la muerte, sin embargo, supo trascenderla para convertirse en una leyenda. San Pablo es Ayrton Senna, y no se ahorran esfuerzos a la hora de homenajar a su estrella. Por ejemplo, la avenida que rodea la ciudad (como la General Paz, en Buenos Aires) lleva su nombre, y hay decenas de murales que dan color a esta gigantesca metrópoli en su memoria. 

El sol va cayendo, y el silencio de alrededor nos saca de la ruidosa y caótica San Pablo para recordar los sobrepasos y maniobras imposibles de realizar y que sólo él supo hacer. Un momento de silencio, en su memoria. 

 

En la placa se lee: "Nada puede separarme del amor de Dios".

  • Link