Clásico del mes: Lancia Flaminia 3C GTL Coupé 2,8 (2+2)-1968

13/07/2018 15:53
Motorpress Autos

Por Federico Raffo – Fotos: Miguel Tillous

PARA NOSTALGICOS

Cada vez que hacemos una nota sobre un Lancia siento una enorme contradicción: por una parte, gran devoción por la marca y por otra, una considerable nostalgia. Su concepto técnico de vanguardia y su genial elegancia me provocan esa fidelidad y respeto. Esas virtudes llevaron a Lancia a ser un distinguido producto de gama media, pero también fueron causa de su caída. Porque el foco estaba puesto en esa calidad, desatendiendo los costos y resultados económicos, lo que impidió la subsistencia de la marca.

Además, se habían dedicado demasiados esfuerzos en búsqueda de resultados deportivos. No solo en categorías de turismo y sport, con destacadísimas actuaciones en la Carrera Panamericana, las Mille Miglia y la Targa Florio, sino también en el desarrollo de un auto para la escudería de F1. El D50 diseñado por Vittorio Jano fue el auto que utilizó la Scuderia Lancia en los campeonatos del 54 y 55. Alberto Ascari era su piloto y el líder del equipo, pero el 26 de mayo de ese año murió en Monza probando una Ferrari sport 750 S de su amigo Eugenio Castellotti.

Los graves problemas económico-financieros y la muerte de Ascari llevaron a Lancia a ceder sus autos a la Scuderia Ferrari, auto con que Juan Manuel Fangio ganaría el campeonato de 1956. Luego, en junio de ese año, la familia Lancia vendió la compañía al empresario Carlo Pesenti (dueño de Italcementi y varios bancos), que era un apasionado por los automóviles y en especial por Lancia.  

NACE EL FLAMINIA

En abril de ese mismo año, fue presentado el prototipo Florida que después se llamaría Flaminia, diseñado y realizado por Pininfarina; esta berlina fue calificada en ese momento como la “más linda del mundo”. Era de seis plazas y cuatro puertas, las dos traseras se abrían hacia atrás. Los faros delanteros estaban integrados a los guardabarros.

Hubo una versión de este modelo realizada especialmente para la visita a Italia de la reina Isabel II en 1960. Cuando la reina anunció esa cita, el presidente encargó a Pininfarina que hiciese cuatro Landaulets de seis plazas sobre la base de la berlina Flaminia. Los autos fueron denominados 335 (por los 3,35 metros de su distancia entre ejes). Los cuatro fueron fabricados en solo seis meses, todos de color azul oscuro, con tapizado de cuero negro, y se los llamó Belsito, Belmonte, Belvedere y Belfiore. Hoy dos de ellos se encuentran aún en la flota del Palacio del Quirinal, una de las residencias oficiales del presidente de la República Italiana.

Existieron varias versiones deportivas del Flaminia: una coupé de Pininfarina que era la más suntuosa, Zagato hizo la más espartana y deportiva, y el carrocero Touring de Milán realizó con su clásica estructura Superleggera (tubos de acero recubiertos de aluminio) una muy aerodinámica coupé de dos plazas. Esta última versión es la que hoy presentamos y que fue expuesta en el Salón de Turín de 1958.

Una particularidad técnica de este auto era la unidad de caja de cambios-embrague y frenos, que formaba un todo con el eje trasero garantizando una perfecta distribución de peso. A esta coupé se la denominó Flaminia GT y fue la base del convertible que llegaría en 1960.

La producción en pequeña serie comenzó en 1959, con una innovación importante, y se le incorporaron frenos a disco Dunlop en las cuatro ruedas. Esta primera serie se produjo hasta diciembre de 1961. La segunda mantuvo el motor 2.5, pero se le colocaron tres carburadores Weber 35 DCNL y bomba de nafta eléctrica. Su potencia se elevó de 119 a 140 CV, y su velocidad máxima aumentó de 180 a 191 km/h.

Llegó al mercado a principios de febrero de 1962, y de estas se fabricaron 682 unidades (10 de ellas con volante a la derecha), pero en el otoño del 63 estaba disponible la Flaminia 3C GT Coupé 2,8, que fue presentada en el Salón del Automóvil de Frankfurt. El cambio sustancial fue el aumento de cilindrada del extraordinario motor V6 que había diseñado Francesco De Virgilio (hoy considerado el Leonardo da Vinci de los V6). Se trataba de un desarrollo que realizó este ingeniero, como se hacía en esa época, con papel, lápiz y mucho tiempo. Esos estudios lo llevaron a lograr un propulsor de un equilibrio extraordinario, que brindaba al auto una serenidad de marcha que no se obtenía con los de cuatro u ocho cilindros. Pero, como en todo, había contras, y era que a bajas revoluciones tenía una lenta recuperación.

Fue por esto que se realizó el aumento de cilindrada, que le dio a este auto una mejora significativa, llevando la aceleración de 0 a 100 km/h de 14 a 10,4 segundos. De estas solo se hicieron 167 unidades.

Junto con la GT, Touring construyó la “GTL”, con ocho centímetros más de distancia entre ejes que la “GT”, su longitud aumentada en tres centímetros, y su altura creció en seis centímetros y medio. Su peso se elevó en 60 kilos y, por supuesto, tuvo mayor capacidad para convertirse en 2+2; la que vemos en nuestras fotos es una de estas y solo se fabricaron 297 unidades.

Tenía líneas suaves y muy atrayentes, en su frente se destacaba la parrilla rectangular flanqueada por dos planos sobre los extremos de los guardabarros que contenían los faros redondos, y por debajo, las luces de posición y un paragolpes con uñas de equilibrado diseño.

En su capó, que abría hacia adelante, predominaba una toma de aire central muy proporcionada. Viéndola de perfil se lucía la simpleza de sus formas, donde todo estaba soportado por una fina bagueta cromada. La trompa y la cola eran casi del mismo tamaño, y de la cintura hacia arriba se destacaba la pequeña pero proporcionada cabina, con una superficie vidriada generosa. Desde atrás veíamos los llamativos faros con luces de posición, frenos y retroceso, los escapes dobles, el gran soporte para la patente, el escudo de Touring (Superleggera) y se repetía el delicado paragolpes.

Su interior era tanto o más atractivo que su exterior, tenía tapizado de cuero (opcional) y butacas individuales; su volante clásico de madera y aluminio tenía tres rayos y su tablero de relojes redondos se completaba con la radio Blaupunkt.

En abril de 1968, el arquitecto Franz Trachael compró en Berna (Suiza) la unidad que mostramos en esta nota. Su actual dueño nos cuenta que tiene un cuaderno que llevaba este señor en el que anotaba, cada vez que la usaba, el destino, su recorrido y kilómetros, estado del tiempo, etc. No crean que el cuaderno es muy voluminoso, porque cuando llegó a Argentina, no hace mucho, solo tenía poco más de cincuenta mil kilómetros, y hoy supera apenas los sesenta mil.

Un auto para coleccionistas, una verdadera obra de arte. Luego de esta descripción sigo sintiendo admiración y algo de pena.

Ficha técnica.

Lancia Flaminia GTL Coupé 3 C 2.8 (1968)

MOTOR
Tipo: 6 cilindros en V 60 º, 2 válvulas por cilindro, árboles de levas central, refrigerado por agua.
Diámetro x carrera: 85 x 81,50 mm
Cilindrada: 2.774.83 cm³
Alimentación: Tres carburadores Weber (uno doble cuerpo invertido 35 DCNL, 3 con cebador y dos doble cuerpo invertido 35 DCNL 2 sin cebador. Bomba eléctrica Bendix).
Compresión: 9,0: 1
Potencia/rpm: 150 CV a 5.400 rpm
Transmisión: Tracción trasera, embrague, diferencial y caja de cambios en un solo cuerpo fijados al bastidor en el eje trasero, 4 velocidades y M.A.
Embrague: Monodisco seco.

SUSPENSIONES

Delantera: Independientes con resortes helicoidales y barra estabilizadora, amortiguadores telescópicos de doble acción.
Trasera: Semiindependiente (con esquema De Dion), eje de barra de reacción cruzada y barra estabilizadora, elásticos semielípticos longitudinales y amortiguadores telescópicos de doble acción.
Dirección: Leva con tornillo helicoidal.
Frenos: Sistema hidráulico, discos Dunlop en las cuatro ruedas.

CARROCERÍA:

Chasis: Monocasco con base de acero.
Tipo: Notchback coupé, diseño Touring Superleggera (carrocería de aluminio) de 2 puertas/2+2.
Trocha delantera: 1,368 m
Trocha trasera: 1,370 m
Distancia entre ejes: 2,600 m
Largo: 4,530 m
Ancho: 1,680 m
Altura: 1,305 m
Peso en vacío: 1.290 kg
Tanque: 58 litros
Llantas: De chapa estampada.
Neumáticos: 165x400.

PERFORMANCES

Velocidad máxima: 194 km/h
Aceleración de 0 a 100 km/h: 10,4 seg
Consumo promedio en litro/100 km: 14,5

  • Link