Operativo VW Virtus Parte 2: De Victoria, Entre Ríos, a Buenos Aires

02/07/2018 15:31
Motorpress Autos

A la mañana siguiente subimos al Puente Rosario-Victoria y aprovechando el casi inexistente tráfico seteamos otra vez el cruise control, aunque esta vez a 100 km/h, por lo que el motor giraba a unas tranquilas 2.200 rpm. Este es uno de los puntos fuertes del Virtus: el confort de marcha. Tiene un andar sigiloso y la dirección eléctrica tiene la asistencia justa para viajar en ruta.

Si de comodidad hablamos, las butacas son adecuadas para viajes largos. Algo que particularmente agradezco es la multiplicidad de bandejas, portaobjetos y huecos en paneles de puertas y consola. Lo mejor es que esos lugares no son ocupados por el celular porque este va en la Dockstation ubicada en la parte superior de la consola. La pequeña ciudad de Victoria nos recibió con mucho color por la festividad patria a venir y las pintorescas casas de estilo colonial que abundan.

Como debíamos volver a Buenos Aires, seguimos camino por la Ruta 11 hacia Gualeguay, la ruta presenta un muy buen estado, señalización y un tercer carril para sobrepasos en varios puntos. En este tipo de maniobras el Virtus tiene algo de retardo, dado que los 110 CV quedan cortos, pero por una cuestión de oferta propia de la marca. Quien quiera más potencia, pegará el salto al 1.4 TSI de 150 CV del Vento que, dicho sea de paso, tiene idéntica distancia entre ejes (2,65 metros).

Una parada de cinco minutos para un café y continuamos rumbo a Buenos Aires por la Ruta 12 hasta Ceibas y luego cruzamos el puente de Zárate Brazo Largo.

Ya son las seis de la tarde y tras cruzar la RN 9 encaramos por la 8 el regreso a Buenos Aires. En el mismo punto de partida tomamos nota de que recorrimos 771 kilómetros con un consumo promedio de 8,2 l/100 kms. Teniendo en cuenta que tiene un tanque de 52 litros, la autonomía del sedán es de 634 kilómetros, nada mal para viajes como estos.

 

  • Link