Prueba: Audi Q2 Sport (1.4 TFSI)

09/10/2017 12:47
Motorpress Autos

En esto de “bajarse” de los clásicos segmentos altos que atacan las marcas premium alemanas, Audi fue siempre pionera. De hecho, es la única que tiene un chico como el A1 entre sus filas, aunque es justo reconocer que BMW satisface a esos clientes a través de Mini y Mercedes por medio de Smart. No por nada esta Q2 sale a competir, entre otros, con el Countryman.

Pero para su desarrollo, Audi no tomó la base del pequeño A1, sino que se valió de la plataforma que utilizan tanto el A3 como el Q3, con 13 cm más entre ejes. Así, en dimensiones es apenas 12 cm más corto que el A3 Sportback, aunque 8 cm más alto, lo que le da una figura más compacta, pero lejos cde otros SUV chicos y más cercano a lo que es un hatch mediano de cinco puertas.

NUEVO ESTILO
En el Q2 se hacen presentes muchas más aristas que en otros modelos de la marca, con trazos rectos en casi todas las superficies, lo que le da una silueta algo más personal entre lo que suele ser el diseño uniforme de la marca independientemente de los tamaños. El parante C es otro elemento distintivo, aunque no tanto en nuestra unidad, ya que con otros colores el aplique símil metal resalta todavía más.

Esa “rebeldía” exterior no se nota puertas adentro. Todo está, si uno conoce otros Audi, donde se lo espera, con la novedad del tablero digital que puede maximizar la información central (computadora o navegador, entre otros) en detrimento de los relojes, que minimizan su tamaño. El resto es muy clásico, con los comandos minimalistas de la climatización y la pantalla de buena definición pero que, al no ser táctil, debe manejarse por medio de la rueda del MMI, algo engorroso pese a que el sistema mejoró bastante. Y si bien la calidad es la esperada, no brilla tanto como la de un A3 o Q3.

La posición de manejo, tal cual hablábamos de su formato, está más cerca de una berlina que de un SUV, si bien se viaja algo más alto que un A3, mientras que en las plazas traseras, el espacio está mejor aprovechado, con algo más de lugar para las piernas, aunque si el que maneja es alto los centímetros no sobran. El baúl, con 405 litros está más que bien para su tamaño, pero debajo aparece un auxilio temporal.

Como acostumbra la marca, el nivel de equipamiento es muy bueno, pero sumando opcionales que no son baratos como el techo panorámico, el asistente de estacionamiento con cámara, el tablero digital y el head uo display. De serie destacan los seis airbags con ESP, la suspensión regulable, el climatizador y los sensores de luz y lluvia.

2 o 4
Bajo el capot el Q2 lleva el conocido 1.4 de 150 CV que el Grupo VW utiliza en otros Audi y el Golf, por ejemplo. Pero en esta ocasión este motor con turbo e inyección directa le agrega la desconexión de dos de los cuatro cilindros para reducir aun más el consumo, algo que ya es común entre propulsores de 6, 8 o más cilindros, pero novedoso en uno tan pequeño.

Apenas una mención en la computadora de a bordo avisa de esto, ya que nada se percibe al volante, sin ningún tipo de vibraciones. Este sistema se activa en ciudad, a bajas vueltas y velocidades constantes, con lo cual los consumos a velocidad constante no se modifican mucho (6,1 l/100 km en ruta), pero sí baja el urbano, con menos 10 l/100 km.

En otros ambientes, se comporta tal cual lo recordábamos, con un funcionamiento suave y una respuesta contundente cuando se pisa el acelerador y la maravillosa caja DSG comienza a pasar los cambios. La aceleración es de poco más de 9 segundos y la recuperación, muy buena, con 6,5.

Para mover al Q2 los 150 CV son suficientes y acordes al chasis, que si bien no tiene un tacto deportivo, permite encarar curvas con precisión, gracias a una dirección con una asistencia ideal.

Si bien en otros mercados cuenta con tracción integral, no está pensado, por su despeje, como para atravesar terrenos complicados. Su ambiente ideal es la ciudad, donde su condición de extrazona no se hace notar, con una suspensión muy confortable, que como dijimos, puede regularse para obtener más confort o dinamismo, aunque el cambio no se percibe sino en condiciones puntuales. Además, los frenos son muy eficientes.

CARO
La versión de entrada cuesta 44.900 dólares. Esta, manteniendo motor y caja, trepa a 49.500, pero con lo opcionales hay que agregar otros 13.000, que lo dejan a un valor elevado, que se pisa con el de un Q3, X1, GLA, etc. Un Countryman, más potente, es apenas más caro, con lo cual conviene hacer bien los números antes de tomar una decisión. Como siempre, un Audi cuesta más pero también, salvo por equipamiento, lo vale. El caso del Q2 no es la excepción.

A FAVOR
Motorización y caja
Prestaciones y consumos
Comportamiento general

EN CONTRA
Precio con opcionales
Espacio reducido
Auxilio temporal

PERFORMANCE
0-100 km/h: 9,2 seg
80-120 km/h en D: 6,5 seg

CONSUMOS
a 100 km/h: 6,1 litros
a 130 km/h: 7,4 litros
Urbano: 9,5 litros 

PRECIO: US$ 62.500
Origen: Alemania
Garantía: 3 años o 100.000 kms

  • Link