Prueba BMW 540i M Sport: ¿Quién da más? (Parte I)

26/12/2017 16:24
Motorpress Autos

Lo que BMW denomina “Pack M Sport” comprende una serie de elementos y accesorios que no están disponibles en la versión normal (el 540i a secas). Este “paquete” ofrece butacas deportivas para conductor y acompañante, frenos de mayor poder, llantas de 19” con neumáticos de medidas diferentes en ambos trenes (245/40 y 275/35 atrás), suspensión adaptativa, volante deportivo multifunción y distintivos M en los laterales. Por lo tanto, no se debe confundir con el M5, que está motorizado con un V8 de 4,4 litros con turbo y 560 CV a un valor muy superior, cercano a los 195 mil dólares.

El eterno 6L

BMW siempre se negó a desarrollar un motor V6, como el que utilizan algunos de sus competidores. En cambio, se dedicó a perfeccionar su seis en línea de 3.0 litros Twin Turbo, un propulsor multipremiado en Europa, que en los últimos años fue progresando en potencia y rendimiento, pasando de 306 CV hasta el que equipa este 540i M, que entrega 340 CV y 47 kgm entre 1.400 y 5.200 rpm, una amplia meseta en la que el par máximo siempre está presente. Esto le permite acelerar a 100 km/h en menos de 6 segundos y llegar a los mil metros a casi 220 km/h seleccionando el modo Sport+, que permite explotar al máximo la potencia del motor y endurece las suspensiones y la asistencia de la dirección junto a una tracción más eficiente.

Equipamiento top

La plataforma no sufrió modificaciones respecto de la versión anterior, solo se redujo la altura en 2,5 cm. Exteriormente todo se limita a un restyling que muestra retoques en el frente que lo hacen más agresivo, branquias laterales y salidas de escape en ambos extremos integradas al paragolpes.

Hacer una lista completa de la dotación de confort y seguridad de serie del 540i M llevaría varias páginas extras. Los ítems más destacados, además de los obvios: apertura de tapa de baúl mediante movimiento del pie en la zona baja, climatizador de cuatro zonas de reglaje independiente –aunque la dosificación de temperatura no es óptima–, llave BMW con pantalla (ver recuadro ad hoc) faros LED adaptativos, sensor de lluvia con encendido automático de luces, estacionamiento con control remoto desde el exterior.

En cuanto a la terminación/materiales, corresponde a lo que se espera de un BMW de alta gama que debe medirse en el mercado mundial con el Clase E de Mercedes y el A6 de Audi, por nombrar a sus rivales más directos. El espacio interior ha sido levemente mejorado en las plazas traseras, y el baúl ofrece una capacidad de 520 litros con el auxilio temporal al nivel del piso.

Confort y dinámica

Mediante el tradicional mando giratorio de BMW es posible optar por el modo EcoPro, Confort, Sport y Sport+. Por lo tanto, gracias a la tecnología, el 540i M muestra una doble personalidad: la de una berlina de lujo de alta gama para circular por la ciudad en un ambiente agradable o una actitud más deportiva en ruta en el modo Sport y un carácter más contundente y deportivo en Sport+.

Las suspensiones tienen una calibración equilibrada que les permite absorber irregularidades, aislando totalmente el habitáculo de lo que pisa el caucho. Sentado frente al volante se nota una correcta ubicación de los mandos, butacas de impecable sujeción, volante con doble regulación y levas de cambio, a lo que suma una eficiente insonorización. El instrumental cuenta con varias opciones de información, al igual que el ordenador de a bordo con pantalla de 12”. 

(Continúa en Parte II)

  • Link