Prueba: DS 3 So Chic Cabrio

24/10/2017 15:38
Motorpress Autos

Hace muy poquito probamos la versión intermedia del DS 3 equipado con el motor de tres cilindros 1.2 turbo de 110 CV y asociado a la caja automática de seis velocidades. Sí, la misma mecánica que impulsa la unidad que protagoniza estas líneas. Lo cierto es que la que manejamos este mes cuenta con el agregado de ser “cabrio”, un elemento más que interesante y que creímos que merecía ser testeado para comprobar si es un argumento válido para pagar los 5.500 dólares que los separan en cuanto a precio.

Pero esto de los cabrio no es algo en lo que el Grupo PSA esté recién empezando. En el país ya tuvieron algunas experiencias de la mano de sus primos, los Peugeot 206 y 207 CC, que si bien no fueron un éxito de ventas, varias unidades encontraron dueño a pesar de que el precio, algo elevado, no ayudaba.

Tampoco es nuevo en el mundo Citroën, padre de DS, ya que en 2003 apareció por Europa una versión del C3 llamada Pluriel, al que se le podía sacar el techo y además remover los parantes para que quedara enteramente cabrio.

Y, justamente, si nos ponemos a hilar fino, a este DS3 no lo podemos considerar cabrio, ya que una vez retraído el techo (que es de una tela sintética impermeable) conserva los parantes, por lo que le caería mejor la definición de “targa”.

Ya que estamos, te cuento que hay tres opciones de apertura del techo: la primera llega hasta la parte superior de la luneta; apretando nuevamente el botón el techo se retrae hasta el final, “comiéndose” dicha luneta, por lo que, dependiendo de la altura en la que manejes, se te puede dificultar bastante la visión trasera. La otra opción es la de ir modificando a tu gusto la posición para que quede, si querés, como el típico techo solar. Un dato de color: sólo tarda diez segundos desde que apretás por primera vez el botón hasta que el techo se abre por completo, y se puede realizar hasta una velocidad máxima de 80 kilómetros por hora.

Uno de los puntos que más afectado se ve por el sistema del techo es el baúl, que pasa de 285 litros a 245, una cifra que no parece disminuir tanto, pero la verdadera pérdida pasa por la boca de carga, que queda muy reducida y en la que cuesta meter cualquier tipo de bolso o mochila.

IGUALITO
El resto del vehículo es el mismo. El funcionamiento es ideal para la ciudad, por lo que demuestra mucha agilidad y comodidad, aunque su configuración europea se hace notar cuando de pasar por un bache o lomo de burro se trata.

A altas velocidades, el sistema cabrio no afecta la insonorización y no se sienten filtraciones de aire desde ningún sector.

El interior cuenta con una buena calidad de materiales made in Francia, donde destaca la plancha que lleva el mismo color que la carrocería. Las plazas traseras son algo reducidas, pero ningún pasajero va a tener problemas siempre y cuando el viaje no sea muy largo.

Donde creemos que podría mejorar es en el equipamiento, más teniendo en cuenta que es 5.500 dólares más cara que la versión del mismo nivel, pero sin sistema cabrio. Por ese precio podría agregar sensores de estacionamientos delanteros y cámara, elementos con los que ya cuenta la variante Sport Chic que viene con el motor THP 1.6 de 165 CV y que sólo es 200 dólares más cara que nuestra unidad.

En cuanto a rivales en nuestro mercado, lo más parecido en características es el 500 cabrio (1.4 de 105 CV) a 473.000 pesos, con un precio mucho más accesible, pero que compite en un segmento más abajo.  

A FAVOR
Calidad general
Motorización y caja
Diseño atractivo

EN CONTRA
Precio elevado
Plazas traseras
Baúl reducido

PERFORMANCE
0-100 km/h: 10,8 seg
80-120 km/h en D: 8,2 seg

CONSUMO l/100 km
A 100: 5,6
A 130: 7,1
Urbano: 9,5

PRECIO: US$ 36.000
Origen: Francia
Garantía: 3 años o 100.000 kms

  • Link