Prueba: Kia Rio EX 1.6 AT Premium (Parte II)

24/05/2018 11:01
Motorpress Autos

No tan revuelto
Son 1.600 cm³ (1.590, para ser exactos) en cuatro cilindros cuyo producto final son 123 CV. Nominalmente se trata de uno de los más potentes del segmento (el Honda Fit tiene 132), aunque las cifras son entre modestas y correctas.

Los 12 segundos que registramos en el cero a cien quedan bastante cerca, por ejemplo, de los 12,3 que necesita el Volkswagen Polo, con 13 CV menos. Por el lado de las recuperaciones, unos lógicos 8,6 segundos, mientras que para frenar el Rio (disco en las cuatro) necesita 41 metros para el 100-0.

En el apartado de los consumos, también se mantiene en el promedio de entre 7 y 9, circulando a 100 y a 130 km/h, respectivamente, y casi 11 en ciudad, una cifra que podría ser menor. Esos números, combinados con un tanque de combustible de 45 litros, le permiten autonomías urbanas de 410 km y en ruta, circulando a 100 km/h, de 650 km.

La transmisión automática, única disponible en esta variante full, es una tradicional con convertidor de par de 6 velocidades sin levas al volante, por lo que habrá que echar mano a la selectora si queremos ir tirando cambios. Deberá estar atento, porque al más mínimo roce el selector se correrá al modo secuencial.

Dinámicamente el Rio se desenvuelve de manera muy equilibrada, privilegiando ligeramente el comportamiento dinámico por una cuestión de configuración regional –mexicana–, que suele ser más firme que la “nuestra”.

Los neumáticos con perfil 45 no son los mejores aliados a la hora de atravesar la ciudad, pero el Rio no es un deportivo y, si bien todos estos actores lo hacen más rígido que un exponente regional, dista de ser un vehículo incómodo en el ámbito urbano, donde atraviesa tranquilamente pozos y cunetas gracias a voladizos acotados.

En contrapartida, a altas velocidades se encuentra a sus anchas, con una pisada de 205 que va en pos de un comportamiento muy aplomado, que le posibilita tomar curvas con total tranquilidad y un pequeño rolido. Todo fiscalizado activamente por el control de estabilidad, que entrará en acción ante una improbable pérdida de trayectoria.

La dirección, por su parte, viene con una bienvenida dualidad, que permite hacerla girar sin esfuerzo en ciudad y ofreciendo la resistencia justa a velocidades constantes para darnos mayor seguridad.

Mercado hot
En franco crecimiento, el de los B Premium es un segmento donde las novedades se suceden cada vez más rápido, con marcas y modelos que pugnan por un lugar en la cochera del cliente argentino.

La competencia comprende el Citroën C3 AT6 Shine (115 CV/464.000 pesos), Fiat Argo (130 CV/436.860), Ford Fiesta Titanium Powershift (120 CV/452.300), Honda Fit 1.5 (132/435.000), Peugeot 208 Feline Tiptronic (115 CV/472.200), Toyota Yaris S (107 CV/413.600) y Volkswagen Polo (110 CV/471.838 pesos).

Absolutamente toda la competencia está por debajo del medio millón de pesos, una cifra que, al cambio de abril, es superada por el Kia Rio (502.000 pesos). Argumentos no le faltan, pero el precio final puede terminar incidiendo negativamente en su elección de compra.

  • Link