Prueba: Mercedes-Benz G500 4.0 V8 (Parte II)

20/10/2017 10:02
Motorpress Autos

(viene de Parte I)

Consumo y empuje infernal
El encargado de mover las 2,5 toneladas es un motor V8 de 4.0 litros, doble árbol a la cabeza, comandado por cadena, con dos turbos que trabajan en paralelo e inyección directa que entrega 421 CV a 5.250 vueltas y un par máximo de 63 kgm entre las 2.250 y 4.750 rpm.

El lector también tiene derecho a suponer que no solo me equivoqué en la lista de equipamiento, ahora pensará que los valores de prestaciones del G500 son de un Porsche 911 Turbo. Pedro no, son los valores obtenidos por nuestra unidad de prueba que contaba con apenas 5.000 kilómetros recorridos cuando me fue entregada. Para llegar a los 100 km/h son suficientes 6,3 segundos. En modo Sport y controles desactivados, el V8 ruge bestialmente hasta pasadas las 6.200 rpm y pega un salto cuando de segunda pasa automáticamente a tercera, a cuarta, a quinta y así superar los mil metros en tanto solo 26,9 segundos (192 km/h) a pesar de que su coeficiente aerodinámico es el de una pared frontal con un parabrisas vertical de cristal plano al igual que el resto de las ventanillas y luneta, ni un vidrio curvo.

2,5 toneladas hay que pararlas cuando están lanzadas. Y esto se manifiesta en las distancias de frenado que en comparación con otros 4x4 o SUV, no son las esperadas. A 100 km/h recorre 49,3 metros para detenerse y a 130 km/h más de 80 metros. En esto también influyen los neumáticos, de alta eficiencia en todo terreno (Pirelli Scorpion Zero) pero que debido a su dibujo no son los ideales para frenadas tipo “panic stop” en el asfalto.

El consumo es elevado y merece un tratamiento aparte aunque no es como para sorprenderse si se toman en cuenta las características del G500 y su V8 naftero de 4.0 litros y 421 CV. En condiciones normales, en ciclo urbano, el consumo es superior a los 22 litros/100 km, pero si el tránsito está denso el ordenador puede superar los 30 litros de promedio. A 100 km/h en D7 (1.900 rpm) el valor es de 12,6 y a 130 km/h (2.550) en iguales condiciones, llega a los 15,9 litros. La autonomía corre por cuenta del tanque de 96 litros.

Por último debo ocuparme del precio. Las pocas unidades que fueron importadas se ofrecen a un precio de lista oficial de 229 mil dólares (unos 4 millones de pesos). ¿Una barbaridad? Puede ser, pero en Europa su valor es de 130 mil euros, casi 160 mil dólares. Si consideramos los impuestos internos el precio no es exagerado. El único teórico rival es el SUV Range Rover Vogue que en su versión naftera de 5.0 litros y 510 CV se comercializa a 329.900 dólares, aunque se trata de vehículos nacidos con filosofías muy diferentes.

El ícono entre los vehículos de tracción integral llegó a estas tierras. ¿El mejor del mundo?... es posible.

A FAVOR
Capacidad de tracción
Equipamiento de alta gama
Prestaciones impresionantes
Terminación/Materiales
Tecnología/Confiabilidad
Capacidad de baúl

EN CONTRA
Plazas traseras limitadas
Distancias de frenado
Consumo promedio elevado
Precio elitista
Vigencia de garantía (2 años)
Sensibilidad a vientos laterales 

PERFORMANCE
Vel. Máxima declarada: 210 km/h
0-100 km/h: 6,3 seg
0-400 metros: 14,7 seg
0-1.000 metros: 26,9 seg
80-120 km/h en D: 4,2 seg
100-0 km/h: 49,3 metros
130-0 km/h: 82,3 metros

CONSUMO l/100 km
A 100: 12,6
A 130: 15,9
Urbano: 22,3

PRECIO: US$ 229.000
Origen: Austria
Garantía: 2 años sin límite

  • Link