Prueba: Porsche Macan PDK (Parte II)

29/05/2018 10:36
Motorpress Autos

(viene de Parte I)

Un Porsche
Independientemente de su look SUV o de su dotación, es un Porsche. Y eso significa que está preparado para la pista. Los 252 que desarrolla el 4 cilindros turbo le confiere prestaciones más que interesantes, que se vuelven más salvajes cuando accionamos el comando Sport, que modifica los parámetros de la dirección, aceleración, suspensión y también de quien conduce, ya que no le envidia nada a una berlina deportiva. Si siente que se quedó corto, puede optar por el modo Sport Plus o bien alternar entre confort y off road (el reparto puede ser desde 50/50 hasta 20/80% al trasero) dependiendo del camino por donde circule. Si se encuentra en mal estado, los bajos están protegidos para evitar daños mecánicos.

Lo bueno es que las sensaciones quedan plasmadas en las cifras, donde detuvo el cronómetro con parámetros de un deportivo: recuperaciones en menos de 5 segundos y un “cero a cien” en 7,3. Aún mejor es que eso no se paga en el surtidor, ya que el downsizing juega a favor de la billetera, aunque seguramente eso no revista demasiada preocupación para el dueño de una Macan: 8,1 a 130 km/h y un urbano en el orden de los 11.

En esto mucho tiene que ver la caja PDK tan impronunciable (doble embrague, en alemán) como eficiente y veloz. A velocidades constantes se mueve entre las 1.800 y 2.200 rpm, mientras que en ciudad trepa de marchas lo más rápido posible para teñir su manejo de verde. Claro que en modo Sport estira los cambios y ahí entran en juego las levas ubicadas tras el volante, de generoso tamaño y rápido accionamiento.

En modo confort el Macan se siente a gusto con la ciudad. Solo hay que tener en cuenta que el voladizo delantero puede llegar a rozar en alguna cuneta pronunciada, pero no mucho más que eso, ya que la configuración de la suspensión (independiente en ambos ejes) atempera cualquier irregularidad que el caucho –de talones 55 y 50 adelante y atrás, respectivamente– no absorba.

Verde esperanza
¿Cuánto sale entrar en el mundo SUV Porsche en nuestro país? 132.000 dólares. Si la quiere con este look deberá desembolsar 18.556 dólares más.

Es un precio más elevado respecto de la competencia, aunque la marca de Stuttgart puede estar un escalón por encima, aspiracionalmente, de sus rivales. Hablamos de los Audi Q5 2.0 TFSI (252 CV/78.600 dólares), BMW X3 xDrive28i (240 CV/79.000), Jaguar F-Pace V6 (340 CV/139.000), Mercedes-Benz GLC 300 (241 CV/94.000) y Volvo XC60 T5 (250 CV/87.000).

El precio, en casi todos los casos, es inferior y definitivamente no se traduce en autos de menor calidad exponencial, pero llevar en la trompa el escudo de Würtenberg es algo aspiracional y eso se paga en el precio final. Dependerá de usted y, lógicamente, de su presupuesto. 

  • Link