Prueba: Renault Kwid Iconic (Parte II)

07/11/2017 12:54
Motorpress Autos

(viene de Parte I)

Al volante
Los tricilíndricos ya no son novedad, y entre los elementos que vuelven al Kwid moderno está su motor. Este 12 válvulas tiene una cilindrada de 999 cm³ y cuenta con una potencia de 66 CV a partir de las 5.500 rpm, y un torque de 9,4 a partir de las 4.250 vueltas.

El evento de presentación para la prensa fue en Mar del Plata, y desde allí volvimos con esta unidad evaluada. Generalmente comenzamos hablando de las sensaciones de manejo en ciudad, pero esta vez será al revés, dado que el comienzo prácticamente fue allí. La ruta es donde los citadinos low cost flaquean, y el Kwid no fue la excepción. El bastardeado camino de la mal llamada Autovía 2 demostró que es inestable, con una dirección que no mantiene la línea y que presenta notorias vibraciones. Se apoya en curvas y sufre los vientos laterales. Paralelamente, el trabajo del motor no se siente tanto en el habitáculo, como sí sucede con el paso del Kwid sobre el asfalto. El rolido es notorio, y las suspensiones son demasiado blandas. En este ámbito, los consumos no fueron nada malos: a 130 km/h el motor giraba a unas elevadas 4.100 rpm, y arrojó una cifra de 7,9 l/100 km (el mejor entre los rivales es un Mobi con 7,4), la cual bajó bastante cuando se lo mantuvo a 100 km/h constantes: 5,8, girando a 3.300 rpm (prácticamente lo mismo que Up! y Mobi, con 5,7 cada uno). Lamentablemente, el tanque de combustible es, junto al Chery QQ, el más chico del segmento con apenas 35 litros, lo que penaliza de manera significativa su autonomía.

La quinta marcha es bastante larga, y será necesario bajar a una cuarta para ganar reacción, dado que lo mejor de sí sale a la luz cerca de la zona roja del cuentavueltas. En recuperaciones, tarda casi lo mismo que el chico de Fiat en pasar de 80 a 120 km/h (19.2 vs. 19,1), muy atrás de un Up! (13,8 pero con 9 CV más), pero más “ligero” que un QQ (18,2).

En cuanto al rendimiento de los frenos, el pedal es bastante esponjoso, y en las pruebas de detenciones el pie no terminaba de encontrar el tope, además de que perdía la línea durante la detención. En concreto, registró 43,9 metros en el 100-0 (43,5 metros para el Mobi, 41 clavados en el Up!, y 46,3 para el QQ).

En ciudad es otra cosa, claro. No es de los más ágiles, pero los 65 CV le alcanzan para escurrirse por el caótico tráfico porteño. La caja no es tan precisa como la de un Up!, pero no está nada mal. Es un poco saltarín en empedrados y llamativamente se escucharon algunos grillos prematuros provenientes de la consola. Por otro lado, la dirección es sumamente suave, ideal para maniobras de estacionamiento y, en este ámbito, el consumo es de 8 l/100 km, lo que lo mantiene en el promedio entre sus competidores.

Conclusiones
Los rivales mencionados son los más directos, al que se puede sumar el Geely LC GL (1.3 MT 5 de 85 CV, a $234.900), y por un precio similar se pueden anotar otros compactos como los Toyota Etios X (1.5 MT 6 de 103 CV, a $250.700) y Nissan March Active (1.6 MT 5 de 106 CV, a $222.900). Los fuertes del Kwid pasan por ser un auto moderno, con una nueva plataforma, motor chico acorde a estos tiempos y bien equipado. En seguridad se destaca por ser el único con cuatro airbags, pero permanece la incógnita sobre cómo responderá a una prueba de choque. Es un auto citadino, y en ese ámbito se desenvuelve de manera decorosa, aunque no le sobra nada, y es en ruta donde aparecen flaquezas. Entre lo bueno y lo malo, el precio de preventa resulta atractivo, y habrá que ver cuánto aumenta hacia fin de este mes, cuando comiencen las operaciones de manera oficial.

PERFORMANCE

Vel. Máxima declarada: SD km/h
0-100 km/h: 14,8 seg
0-400 metros: 19,5 seg
0-1.000 metros: 36,5 seg
80-120 km/h (4): 19,2 seg
80-120 km/h (5): 28,3 seg
100-0 km/h: 43,9  metros
130-0 km/h: 76,3 metros

CONSUMO l/100 km
A 100: 5,8
A 130: 7,9
Urbano: 8

PRECIO: $ 249.200
Origen: Brasil
Garantía: 3 años o 100.000 kms

 

  • Link