Prueba: Volkswagen Up! TSI Pepper (Parte II)

13/10/2017 13:33
Motorpress Autos

(viene de Parte I)

Motor
Pasamos al plato fuerte. El bloque es un tres cilindros de 999 cm3 que cuenta con inyección directa y turbocompresor, que le permiten contar con 101 CV y 15,7 kgm de par desde un régimen muy bajo (1.500 rpm). En el ámbito urbano es un auto súper ágil, que le permite moverse por la city como pocos (ideal para los que buscan un hueco libre a cada momento). Pensaba que se iba a tratar de un Up! más duro que el resto de sus compañeros de gama, pero es bastante civilizado. Es decir, para llevar las siglas GTI hubiese sido mucho, ya que los de esta estirpe tienen una puesta a punto específica, entonces el Pepper le queda jutso. Y ese picante se lo encuentra cuando tenemos recorrido libre y se puede imprimir fuerza al acelerador. El ”0 a 100” lo marcó en 11.3”, dos segundos y medio menos que el MPI de 75 CV (13,8”). Quizás esperaba un poco más en este apartado. Es medio remolón en la partida, pero cuando comienza a soplar el turbo se nota el picor. El 80-120 en cuarta marcha lo completó en un poco más de 10 segundos, cinco menos que el bloque de 75 caballos (15,7”), y en quinta, lo hizo en 15.1”, no sólo mejor que el registro en cuarta del anterior, sino que 8 segundos más rápido (23”). Es un motor muy elástico, al que nunca será necesario bajar de una cuarta marcha para hacer un sobrepaso, y cuyo funcionamiento no repercute tanto en el interior como esperaba (no cuenta con aislante debajo del capót). En ruta sufre los vientos laterales, es un poco blando cuando va ligero y se apoya cuando doblamos en velocidad, y eso es que, como mencionamos más arriba, no cuenta con una puesta a punto especial. No está mal tampoco. Hay que entender que es un auto pensado para ciudad, cuyos 101 caballos son más para presumirlos que para probarlos en un Track Day, pero seguro que no serán pocos los tuneros que terminarán bajando la carrocería (mal que nos pese).

A nivel frenos, se detuvo desde 100 km/h en 41 metros, misma cifra que su antecesor, y después de varias pasadas se sintieron ruidos al ir deteniendo la marcha en el sector donde lleva los de tambor. Un aspecto de seguridad que no es menor es la inclusión de control de tracción, algo que no todas las versiones lo tienen (ni tampoco sus rivales), pero que este Pepper sí cuenta. La pareja habitual ESP/ASR en el UP! sufrió un divorcio (o un impasse, dado que la segunda generación lo tendrá que equipar por ley) y sólo cuenta con el segundo ítem, el cual no es posible desconectarse de manera manual, pero entra en funcionamiento cuando el sistema lo cree necesario.

En materia de consumos las diferencias son lógicas por el tipo de motor: 5,9 l/100 km a 100 km/h (MPI, 5,7); 8,5 a 130 km/h (antes, 7,2); y 9,2 en ciudad (antes, 7,4).

Conclusiones
El Up! Pepper tiene un precio de $309.000. Elevado, pero quien lo compre se llevará un auto seguro, que ahora suma control de tracción y un motor que lo vuelve más ágil aun, consiguiendo una relación peso/potencia muy buena. ¿Rivales? Casi ninguno. El Fiat Mobi está muy lejos de su alcance, y el futuro chico de Renault, el Kwid, también. Solamente se podría citar a los Toyota Etios de 103 CV con motor 1.6 y caja MT 6 ($285.300), pero no tiene turbo y es más grande; y el Smart ForFour Play (1.0 de tres cilindros y 100 CV), pero cuyo precio es mucho más elevado por llegar de Francia (U$S28.500).  

  • Link