El último camión de la serie PGR que salió de la línea de montaje de São Bernardo do Campo (São Paulo, Brasil) fue un R450 6x2 Streamline en color blanco. Con esta unidad, Scania cerró el ciclo global de producción de la Serie PGR.

“Esta despedida ocurre en la cumbre de la madurez de un producto que en los últimos diez años ha consolidado nuestra marca en el liderazgo del mercado en la región, con el mejor consumo de combustible como rasgo distintivo, mejorando significativamente la rentabilidad de nuestros clientes”, manifestó Christopher Podgorski, Presidente y CEO de Scania Latin America. “Fue con esta serie que consolidamos el sistema modular Scania. Nos ha permitido ajustar las especificaciones para cada tipo de aplicación, aumentando la eficiencia y la rentabilidad”, completó.

En todo el mundo, fueron producidos cerca de 800 mil camiones de la Serie PGR, de los cuales 208.817 salieron de la fábrica brasileña y, de este total, 149.658 fueron enviados a mercados de América Latina. Argentina, por ejemplo, vendió alrededor de 19.500 camiones en la última década; Chile 7.900, Perú 4.200 y Brasil 112.000 unidades.

Diseñado para proporcionar la mejor performance en términos de ahorro de combustible, seguridad y confort para el conductor, la Serie P, G y R destaca la calidad Scania desde su ingeniería, en el desarrollo de la solución para los clientes, pasando por la fabricación de un producto impecable, con resultados en el día a día de la operación. “Incluso en el final del ciclo de vida de producción, la Serie ha mantenido y superado los estándares exigidos por clientes y operadores”, comentó Podgorski.