Tras seis duras etapas, Federico Villagra volvió a darle a Iveco un nuevo triunfo. Fue en la especial Arequipa–La Paz, que llevó a los pilotos hacia Bolivia en una jornada algo más tranquila que las últimas por las dunas peruanas. 

Durante 313 km cronometrados, con 447 kilómetros de enlace, "Coyote" tuvo una jornada muy destacada y se quedó con la segunda victoria parcial en la 40° edición del Dakar. Esto lo acerca a la punta de la general, por lo que ahora se posiciona a 52 minutos del líder Eduard Nikolaev, quien selló ayer el 6° mejor tiempo.

"El Iveco Powerstar le brindó al piloto del YPF Infinia Diesel Team De Rooy el arma perfecta para atravesar una semana muy compleja en las dunas de Perú y obtener hasta aquí un lugar en el podio", destacaron desde el equipo.

Hoy será el día de descanso en La Paz, pero con la ciudad a 3.600 metros de altura sobre el nivel del mar, los expertos afirman que no será una jornada libre como cualquier otra. Las tripulaciones intentarán recargar energías y reparar las máquinas de la mejor manera posible.