Con el fin de comprobar la premisa de "Versátil, económico y productivo" con la que la firma denomina a su VM, Volvo realizó un test drive por las rutas argentinas del 330 4x2T con caja automatizada I-shift. Equipado con una Tolva Vulcano y en un trayecto con una topografía predominantemente plana, recorrió un total de 1.852 km, iniciando el trayecto en Buenos Aires y atravesando las ciudades de Tandil, Quequén, Mar del Plata, Chascomús, Rosario y Victoria.

La prueba se realizó con una carga total de 43.320 kg y los resultados obtenidos fueron "una gran capacidad de carga (baja tara), tren motriz eficiente, caja I-Shift de cambios rápidos y precisos, freno motor potente y seguro, bajo consumo de combustible, muy bajo consumo de Adblue y gran confort y seguridad de manejo", destacaron desde la compañía.

Por otra parte, indicaron que "el torque y potencia mantuvieron un muy buen desempeño en todo momento con excelente rendimiento del tren motriz mostrando óptimo trabajo conjunto de motor y caja". En lo que respecta al consumo de combustible, "sobre los 1852 km recorridos, el total con un factor de carga al 100% fue de 33,5 litros cada 100 km. Con un factor de carga del 50% el consumo promedio del Volvo VM llega a valores menores a los 30 litros", sentenciaron.