Ryuyo es el circuito de pruebas que tiene Suzuki cerca de su cuartel general de Hamamatsu. Fue diseñado con características similares al Mountain Course de la Isla de Man y allí se ensayan y desarrollan todas las motos de Suzuki que luego son comercializadas. Su mentor fue el piloto Mitsuo Ito, único japonés en ganar el Tourist Trophy a mediados de los años ‘60.

El nombre elegido, le cae muy bien a una moto especial que fue pensada solo para demostrar su poderío en pista. La Suzuki GSX-R1000R Ryuyo otorga 212 CV de potencia para un peso general de 168 kilos. Está elaborada con los más exclusivos componentes de la industria de la velocidad de Japón y del Mundo. Elementos Yoshimura para la electrónica y los escapes, Öhlins para las suspensiones, Brembo para los frenos, Dunlop para los neumáticos, etc.

El resultado es una moto única en su conformación, en sus soluciones técnicas y, obviamente, en sensaciones de manejo. Según sus promotores, está destinada a convertirse en leyenda, al igual que el circuito de pruebas que le da su nombre. ¿Será para tanto?