La fecha del Mundial de Superbike en el circuito de difícil pronunciación (Brno) tuvo a Jonathan Rea y Alex Lowes como ganadores. El primero estableció el récord máximo de victorias para la categoría, el segundo ganó por primera vez.

La manga inicial tuvo muchas demoras a raíz de una bandera roja por la caída de Michael Rinaldi (su moto dañó las defensas y hubo que reemplazarlas) y después falló el semáforo en la repartida. La nueva largada lo tuvo a Rea como protagonista, arrebatándole la punta a su compañero de equipo en Kawasaki Tom Sykes (qua había hecho la pole y mandaba en el pelotón al momento de la primera detención). Los movimientos que se produjeron entre el lote de escoltas determinaron que Marco Melandri quedara segundo, Sykes tercero, y las dos Yamaha del equipo oficial completaran el Top5 (Van der Mark cuarto y Lowes quinto).

En la carrera del domingo, hubo de todo. Rea se fue al piso tras un roce con Sykes, Melandri se pasó de largo cuando estaba para pelear por la victoria. Sykes se cayó cuando su moto perdió grip en un retome. Y los integrantes del equipo Pata Yamaha definieron entre ellos una primera posición que no se esperaban. Alex Lowes prevaleció sobre su compañero y ganó por primera vez en SBK, Michael van der Mark se afianza con su puesto de escolta entre los candidatos que persiguen a Rea en el campeonato, en tanto que Chaz Davies rescató un tercer puesto con la Ducati luego de pelear duramente con las Aprilia de Lorenzo Savadori y Eugene Laverty.

Para el argentino Leandro Mercado, una buena y una mala en República Checa, ya que trabajó esforzadamente en la primera carrera y consiguió terminar duodécimo (había largado desde el puesto 16) a pesar de renegar con el grip que posibilitaron unos neumáticos nuevos presentados por Pirelli. El domingo, las complicaciones fueron mayores a raíz de un problema en el tren trasero que le impedía transmitir correctamente la potencia al piso, por lo que se limitó a terminar la carrera en el puesto 17. Otro cordobés, Ezequiel Iturrioz, terminó en el puesto 23 en la carrera de SuperSport que ganó Jules Cluzel; mientras que el chileno Maxi Scheib se impuso en la prueba de Superstock 1000 y se afianza como uno de los candidatos en esta divisional.