“La prioridad para 2020 la tienen Argentina, Chile, Bolivia y Perú, pero ya estamos pensando en África y Oriente Medio”, dio a entender Etienne Lavigne un rato después que se confirmara la realización de la edición 2019 en territorio incaico.

El Dakar 2019 se corre solo en Perú. Para la siguiente edición, ASO mantiene como primera opción a los países sudamericanos que ya tuvieron a la carrera desde que llegó al continente en 2009, pero si se encuentra con la misma tendencia que este año (la austeridad en los presupuestos) decididamente piensan buscar otra región.

“Este año tenemos capacidad para producir un Dakar de 10 etapas, de alta calidad, sin problemas. No me preocupa eso, vamos a hacerlo. Pero en el futuro necesitamos saber rápidamente si los responsables de países como Perú, Bolivia, Argentina y Chile, están en condiciones para afrontar la edición de 2020. Saber si la tendencia es positiva o no. Eso necesitamos saberlo antes del final de este año 2018, porque no podemos repetir la historia cada año”, sentenció Lavigne.

La idea que ya flota entre los organizadores es buscar otro continente, no queda opción. Oriente Medio tiene actualmente algo de experiencia con pruebas por el Mundial de Raids y es un sitio donde no hay problemas para encontrar inversión por parte de los países con fines turísticos. “Mientras llamamos a la puerta de los países de Sudamérica debemos estudiar y preparar el futuro del evento. Hay oportunidades en África y también en Oriente Medio, ya que hay cosas que podemos hacer con la apertura de Arabia Saudita. Tenemos contactos allí. Enero es el mes más frío durante el invierno en esos países y hay cosas que podemos hacer”, explicó el francés. “Pero, antes de arrancar en esa dirección, vamos a intentar mantener nuestra presencia en Sudamérica, de ellos depende”.