La célebre trepada para llegar al “Pikes Peak” consta de 156 curvas a lo largo de 19,9 kilómetros. Cada año, los representantes americanos de las principales marcas se lucen para conseguir una victoria que luego repercute en los mercados. En 2017, Chris Fillmore le dio el triunfo a KTM en la división principal sobre una 1290 Super Duke R. Para la última edición, el piloto recibió el encargo de KTM de realizar el intento con una nueva 790 Duke pero en la clase intermedia (Middleweight). 

Fillmore recogió el guante y no sólo se impuso en esa división, sino que quedó en el podio general de la trepada al Pikes Peak International Hill por detrás de la Ducati Multistrada vencedora y la 1290 Super Duke R que la escoltó.

Con su motor bicilíndrico en paralelo de 105 CV, más potencia, menos peso, mejor frenada y excelente suspensiones para trazar cada una de las curvas, la 790 Duke en su versión “Pikes Peak” sorprendió a todos, estuvo cerca de batir un nuevo récord, y encendió la llama en los ingenieros de KTM quienes comenzaron a evaluar rápidamente una versión de producción de este modelo. ¿Cómo te la imaginas?