“Bueno, bonito y barato”, así quedó rotulada la etiqueta de Jorge Lorenzo tras la negociación de hace unos meses que decretó su pase de Ducati a Honda. En la casa de Borgo Panigale ahora están arrepentidos, porque todos los problemas que aquejaban al español para lograr competitividad con la Ducati se solucionaron y se convirtió en la alternativa de la marca roja (y de todo MotoGP) para frenar con el avance de Marc Márquez. ¡Qué año nos espera en 2019!!!

En Spielberg, Austria, undécima ronda del presente torneo, la batalla Honda-Ducati se planteó desde la clasificación, con Márquez obteniendo la pole position por 2/1000 sobre Dovizioso y con Lorenzo completando la primera línea. Ya en carrera, pese a un intento inicial de escapada por parte del campeón del mundo, las Ducati rápidamente lo alcanzaron y allí comenzó una lucha que, primero fue entre tres, y después (tras una pasada de largo de “Dovi”) quedó entre los futuros compañeros de equipo. Lorenzo demostró que tenía más voluntad de ganar y se mantuvo al frente en los giros finales, mientras que Márquez intentó por todos los medios superarlo, generando maniobras ajustadas y sorpasos increíbles. Ahora, tras la victoria en el RedBull Ring, Lorenzo pasó a ser la punta de lanza de Ducati, ya que está tercero en el torneo a 71 puntos del líder y a 12 de Rossi, otro que se las arregló como pudo con una Yamaha no apta para los primeros planos y que rescató un sexto puesto tras partir desde el cajón 14 (lo peor en clasificación para el múltiple campeón italiano desde que militó en Ducati).,

En Moto2, “Pecco” Bagnaia le quitó con su Kalex una descontada victoria que Miguel Oliveira pretendía entregarle a los locales de KTM. La pelea entre los dos mejores del campeonato se dio en los instantes finales, con varias superaciones y quedó para el integrante del equipo Sky VR46 por apenas 264 milésimas. Tercero en el podio, y por tercera vez consecutiva en ese sitial de honor, quedó Luca Marini, aquel medio-hermano de Rossi que poco a poco está ganando consideración por nombre propio.

Marco Bezzecchi consiguió su segundo triunfo del año en Austria (el anterior fue en Argentina) tras quebrar la férrea resistencia de Jorge Martín, quien realizó una carrera imposible a pesar de la reciente fractura en el radio del codo del brazo izquierdo (hace una semana estaba en el quirófano). En medio de ellos, y como para demostrar lo apretada que fue la definición, llegó Enea Bastiani. El italiano no tuvo una buena largada y remontó desde el puesto 16 hasta quedar como primer escolta del ganador en el podio.  La próxima fecha será dentro de 15 días cuando se dispute en Silverstone el Gran Premio de Gran Bretaña.