Luego de rumores extraoficiales que ponían a Tailandia como nueva sede del Mundial de Motociclismo, la decisión se confirmó. El CEO de Dorna y el gobernador de la Autoridad del Deporte tailandés, Sakon Wannapong, cerraron un acuerdo y el MotoGP aterrizará en otro circuito asiático la próxima temporada.

El circuito internacional de Buriram se encuentra en el sudeste asiático y representará un nuevo gran premio para el calendario. De no haber ninguna baja imprevista, habrá 19 carreras en 2018.

Durante esta semana Ezpeleta irá hasta Bangkok para firmar el contrato, una cita que estará presidida por el General Tanasak Patimapragorn, viceprimer ministro de Tailandia. El acuerdo sería al menos hasta 2020, para que los pilotos puedan recorrerer los 4.554 metros del Chang International Circuit de Buriram.

El trazado tailandés cuenta con siete curvas de derechas y cinco de izquierdas. Inaugurado en 2014 y diseñado por el alemán Hermann Tilke, este circuito convocará a una inmensa cantidad de espectadores, dada la pasión que existe en esa región por el motociclismo. Por lo pronto, los tailandenses ya podrán deleitarse con los mejores pilotos del mundo en pocos meses, siendo que entre el 16 y el 18 de febrero estarían previstas las primeras pruebas, en pos de tomar contacto con el flamante terreno.