Luego de incursionar en el automovilismo en la década pasada y de haberse retirado definitivamente del motociclismo con un campeonato argentino de velocidad en 2013, el piloto más emblemático en la historia de nuestro deporte volvió a subirse a una moto de competición en el marco de las pruebas que Kawasaki realizó en el circuito de Termas,

El rafaelino, manager del equipo verde, fue el protagonista de la jornada al mando de la ZX-10R que habitualmente pilotea Luciano Ribodino en el campeonato de Superbike argentino.

Porto, quien también supo incursionar en el Mundial de MotoGP, entrenó aspectos físicos y técnicos en la conducción y se dedicó a probar diferentes elementos de esta Kawa en la búsqueda de la puesta a punto ideal de cara a la próxima competencia.

Otro que giró fue Andrés González con la ZX-6R. Desde el equipo confirmaron que "ambas Ninja se mostraron muy rápidas y competitivas, desarrollando una muy buena velocidad final en la recta de 1070 metros y siendo contundentes en las 14 curvas del trazado". La próxima competencia para Kawasaki será el 19 y 20 de agosto cuando el Campeonato Argentino de Velocidad visite la provincia de Misiones.           

Por su parte, Porto manifestó: “Volver a subirme a una moto después de mucho tiempo es algo muy lindo, y más si es de la mano del equipo ZP Kawasaki Racing Team. Se dio casi de sorpresa. Uno siempre tiene el 'bichito' adentro, que se despierta una vez que te subís y sentís las sensaciones que solo te puede generar una moto de carreras".