El anuncio de su pase para ser compañero de Marc Márquez en el Repsol Honda fue como un bálsamo para Jorge Lorenzo. A partir de ese momento, se terminaron sus dudas en cuanto a la puesta a punto de la moto y, jugado por jugado, parece que el español ahora sí le encontró la vuelta al funcionamiento de la Ducati. Después de su éxito en el GP de Italia, marcó la pole position y se quedó con un nuevo triunfo, esta vez en Barcelona.

Lorenzo no largó bien pero rápidamente llegó a la delantera e imprimió un ritmo (el de su famoso “martillo”) que lo llevó a la victoria sin atenuantes. Marc Márquez amenazó con ir en búsqueda de la victoria, pero al ver que Andrea Dovizioso quedaba fuera de combate por una caída, prefirió sumar puntos en función del campeonato. Detrás, por tercera vez consecutiva en las últimas carreras, Valentino Rossi completó el podio y sigue encaramado en las principales posiciones de la tabla. Otro que ahora se acerca a la punta, a fuerza de sus triunfos, es Jorge Lorenzo quien hace un mes ni se imaginaba estar viviendo esta situación.

Moto2 fue coto exclusivo de Fabio Quartararo, un francés que había asombrado en las clases promocionales (fue campéon Junior de Moto3 hace tres temporadas) y que capitalizó el buen funcionamiento de su chasis Speed Up para ganar en Catalunya después de partir desde la pole. Su escolta fue Miguel Oliveira. El portugués tuvo una mala clasificación pero largó muy bien como para mezclarse en el primer pelotón. Desde allí intentó comandar la carrera pero no pudo con el potencial de Quartararo. El podio lo completó Alex Márquez, quien estaba muy ilusionado con ganar de local pero se quedó con las ganas.

Enea Bastianini fue el tercer ganador de Barcelona que también partió desde la pole. En su caso, no le fue tan fácil llegar al éxito debido a las diferentes situaciones que se dieron. Primero, la caída de Jorge Martin cuando lideraba y tenía todo para ganar. Después, el “strike” involuntario que ocasionó Albert Arenas llevándose consigo a Niccoló Bulega y Aron Canet. Por último, otra doble caída aparatosa que involucró a Jaume Masia y Andrea Migno sirvió para despejar un duro pelotón que llegó a tener diez integrantes con chances de victoria. En el podio junto a Bastianini también estuvieron: Marco Bezzecchi, líder del torneo, y Gabriel Rodrigo, el chico catalán, hijo de connacionales, que corre con licencia argentina. La próxima fecha será dentro de 15 días en Assen, Holanda.