El monocilíndrico de la RZ3 R cubica exactos 292 cc. Cuenta con doble árbol de levas a la cabeza con 4 válvulas, carburado, arranque eléctrico y de refrigeración líquida. Entrega unos 29 CV a 8.500 rpm de manera directa y con muy buena respuesta desde bajo régimen. Con 24,5 Nm de torque a 7.000 rpm, nos pareció muy aprovechable y divertido el medio régimen ofrecido por este mono y no tanto su estirada final.

La velocidad punta declarada es de unos 150 km/h y se consigue rápidamente gracias al acertado escalonamiento de las 6 marchas de su caja de comando cortísimo, pero bastante duro por lo menos en nuestra unidad. Las vibraciones propias de los monocilíndricos se ven mitigadas gracias a la refrigeración líquida que actúa como una suerte de amortiguador de las mismas. En este caso puntual, se hacen presentes en lo alto del cuentavueltas sin llegar a ser alarmantes. 

El dato de consumo declarado por fábrica es muy austero con unos 3,4 litros cada 100 km, augurando una autonomía más que interesante. En síntesis, un motor con carácter y que se desempeña muy a tono con las intenciones del modelo y con las (seguramente) expectativas de sus futuros dueños. Una seña de identidad de la saga RZ3 es su escape central de corta salida lateral y su apabullante exceso de decibeles, para muchos será toda una sinfonía, nosotros lo preferimos un poco más callado.

 

Generosa

En ciudad, gracias a sus 143 kg (en seco) y a la buena respuesta en bajos, se escabulle muy ágilmente entre el tráfico. En ruta o autopista, sus prestaciones le otorgan una velocidad crucero más que decente y el plus de la comentada autonomía. Respecto de la suspensión, incorporó una horquilla invertida de barras de 36 mm con un compromiso claramente más deportivo que su hermana naked. Incluso pareciera tener otro ángulo de lanzamiento, pero las cotas en la ficha técnica así no lo manifiestan. Si bien ganó en rigidez el tren delantero, mantiene cierto confort para los desplazamientos diarios por nuestras accidentadas calles. 

Atrás, el basculante construido en acero de sección cuadrada es asistido por un monoshock, no da lugar a la crítica. El anclaje por bieletas le otorga una progresividad destacable y la regulación en la precarga del resorte nos dará la posibilidad de ajustarla de acuerdo a la carga y a nuestras preferencias de manejo. No pudimos evaluar el poder frenante, ya que al ser una unidad 0km el sistema de frenos todavía no estaba correctamente asentado y se encontraba muy lejos de su máxima performance. En cuanto a equipamiento, monta un disco de 300 mm con pinza de pistón doble al frente y un disco de 200 mm con pinza de pintón simple detrás. Los neumáticos montados sobre llantas de aleación liviana de seis rayos dobles muestran una correcta pisada con medidas 110/70 17” y 150/60 17” adelante y atrás, respectivamente. Una lástima que la marca eligiera cauchos marca Cordial porque, como pudimos comprobar en la RZ3 Pirelli Edizione, unos buenos neumáticos le sacan otro partido a una parte ciclo bien lograda. 

La RZ3 R es una de esas motos que por su porte parece más grande de lo que realmente es. Cualquier piloto será bien recibido, salvo los de talla más corpulenta que quizá la noten algo justita, sobre todo en lo que a flexión de piernas se refiere. La posición por encima de la tija de los semimanillares beneficia una postura que no carga en demasía manos ni muñecas; siempre recordando que se trata de una deportiva. 

Algo más conflictiva resultó la posición elevada y retrasada de los pedalines, que parece ser más acusada debido al chasis diseñado específicamente para este modelo. La posición nos obliga a una flexión de piernas que a la larga es cansadora. El instrumental digital es conocido en otros modelos de igual origen, de caracteres algo pequeños, pero bien distribuido y retroiluminado en naranja. La data ofrecida es completa: velocidad, tacómetro, nivel de combustible, indicador de marcha engranada, odómetro total/parcial y hora; siempre acompañado por los clásicos testigos luminosos. 

Los comandos en las piñas son de buen funcionamiento y de calidad acorde a la moto, con el tirador del cebador incluido en la piña izquierda. Igual observación para palancas y puños. Infaltable en cualquier Zanella la siempre útil toma de carga USB que en este caso está ubicada a la izquierda del instrumental. Respecto de los espejos, no escapan a la media de este tipo de motos con una visión conflictiva en la que perdemos campo visual reflejando nuestras manos. Hay que tener en cuenta al momento de sobrepasar entre el tráfico que dichos espejos sobresalen mucho de la silueta de la moto. En este contexto, no olvidar también que su radio de giro se ve lógicamente mermado respecto al de la variante desnuda.

 

· En pocas palabras

Esta versión carenada cuenta con un chasis específico, una ergonomía diferente, semimanillares, iluminación full led y una merecida horquilla invertida. 

La velocidad punta declarada es de 150 km/h y se consigue rápidamente gracias al acertado escalonamiento de la caja de 6 marchas.

El anclaje por bieletas le otorga una progresividad destacable y la regulación en la precarga del resorte brinda la posibilidad de ajustarla de acuerdo a las preferencias de manejo. 

 

· Lo más…

Horquilla invertida

Monoshock con bieletas

Consumo y autonomía declarados

 

· Lo menos…

Posición pedalines piloto

Instrumental con caracteres pequeños

Sonido excesivo de escape

 

Datos Complementarios

Fabricante Zanella Hnos.

Garantía 2 años o 36.000 km

Colores: negro, blanco, rojo