Entre las “nuevas” cilindradas, 300 cc es la más interesante para nuestro mercado. ¿Por qué afirmamos esto? Durante mucho tiempo echamos de menos un escalón intermedio entre las baja cilindrada y las 600 cc y ahora contamos con una creciente variedad de “300” de distintas marcas y segmentos. Esto es así tanto para los usuarios como para las marcas, que ven en esta cilindrada una importante oportunidad de captar clientes a los que nunca antes habían llegado. Hasta aquí nos habíamos centrado en las naked como la MT-03 (derivada directamente de la R3 que hoy nos ocupa), la austriaca 390 Duke o la Benelli TNT300. Pero en materia de deportivas la única disponible y que supo sortear los vaivenes de las medidas económicas y de importación de nuestro país era la Ninja 300.

Equilibrio total

Volviendo un poco a lo interesante de esta cilindrada, podemos hacer hincapié en que se trata de motos con una potencia respetable (todas alrededor de los 40 CV). Todas son muy aptas para el día a día, las escapadas de fin de semana y también las incursiones en algún circuito. Esa es, en parte, la razón de ser de esta equilibradísima R3, una máquina capaz de llevarnos al trabajo sin bajarnos todos “rotos”, salir a la ruta solos o acompañados (las chicas mueren por las motos de pista o bien despuntar el vicio en un trazado y por qué no formar pilotos para la competición. Así de polivalente es la nueva Yamaha YZF-R3. Una moto exquisita desde lo estético, ya que toma las líneas de sus hermanas mayores R y con una parte ciclo muy eficaz, un motor muy utilizable en todo el rango de revoluciones y una postura de conducción bastante descansada por tratarse de una sport.

42 CV

El bicilíndrico que monta la YZF-R3 cubica 321 cc y cuenta con distribución DOHC, 4 válvulas, refrigeración líquida e inyección electrónica. Es el mismo que equipa su hermana despojada de carenados, la MT-03. La potencia máxima declarada por fábrica es de 42 CV a 10.750 rpm. Este bicilíndrico es elástico, ya que no traquetea ni tose en ninguna marcha sin importar las revoluciones, es equilibrado y está bien compensado porque apenas se perciben unas sutiles vibraciones (cosquillas en los puños después de un buen rato) con el testigo de sobrerrégimen parpadeando. Es un impulsor que goza de una polivalencia destacada y podemos circular en marchas largas a baja velocidad sin problemas o bien a ritmos alegres en un entorno apropiado siempre por arriba de las 8.000 rpm para desplegar toda la fuerza de sus 42 CV. Aunque este motor me parece fabuloso por funcionamiento, personalmente me hubiera gustado algo más de carácter y procesos de aceleración un poco más contundentes para la R3. No obstante, supera los 180 km/h rápidamente (dependiendo del viento y la talla del piloto) gracias a una caja de 6 marchas, de comando rápido y preciso, y relaciones más bien largas[J1] . El consumo es otra de las virtudes de este motor, que registra 4,2 litros para recorrer en centenar de kilómetros en uso mixto. Vale aclarar que dicha cifra no se dispara exageradamente, si optamos por un manejo más deportivo.

Completa

No nos dejemos engañar por su aspecto compacto, ya que la pequeña deportiva de Iwata[J2]  recibe sin quejarse a pilotos de hasta metro ochenta. Como ya mencionamos, la R3 nos ofrece una postura “relajada” (sin olvidarnos que se trata de un R) para los que la elijan como vehículo de uso diario o de ataque para los que arranquen para la pista como opción. Responsables de esa dualidad son los semimanillares con una posición no tan baja. Sobre ellos se disponen comandos en las piñas en ubicación clásica y de excelente tacto y funcionamiento.

El cuadro de instrumentos es el ya visto en la MT, mixto y con la data necesaria. De fácil y rápida lectura se compone por un generoso tacómetro analógico que incluye en su cuadrante a los medidores de nivel de combustible, temperatura de refrigerante y reloj horario. A la derecha, la pantalla lcd de retroiluminación blanca informa lo siguiente: velocidad, marcha engranada, odómetro total y dos parciales, consumo medio e instantáneo y km para service. A esta completa dotación de información se suman los clásicos testigos luminosos más el de aviso de sobrerrégimen en ubicación centro superior, muy útil en cualquier deportiva. Agradable sorpresa nos llevamos con la visión ofrecida por los espejos que es siempre conflictiva en las sport porque resultan fáciles de regular y ofrecen buena visibilidad de lo que sucede a nuestras espaldas.

Desde cualquier ángulo se puede contemplar la inspiración deportiva en su estilo. Los carenados angulosos y aerodinámicos tienen un claro diseño basado en la serie R de la marca de los diapasones. Buena prueba de ello son el afilado y elevado colín trasero y el escape lateral recortado (de contenido y lleno sonido) que enseguida nos remiten a la exitosa R6. Las gráficas son muy sutiles, pero no por eso pierden deportividad, con la identificación R3 por encima de los intermitentes y la inscripción de la marca en los laterales de la quilla. Depósito de combustible de 14 litros, con tapa rasante con bisagra y cerradura, perfecto ergonómicamente hablando; ya que podemos encajar correctamente nuestras piernas y también apilarnos sobre el al momento de adoptar una postura deportiva. Pedalines estriados sin ningún recubrimiento blando y en posición bastante benévola tanto para piloto como para acompañante.

Como corresponde a una deportiva, el asiento es un dos piezas de buen tamaño y mullido para piloto y algo más mezquino para nuestro eventual pasajero. Como siempre recordamos, las R no están diseñadas para hacerle cómoda la vida a nuestro acompañante. No obstante, esta R3 no es de las más egoístas y, si bien el segundo a bordo solo podrá apoyarse en el tanque (no existen asas), ofrece una comodidad digamos digna. El afilado colín trasero no presenta cambios respecto de su hermana naked, teniendo un efectivo faro principal full led acompañado de los intermitentes halógenos y de tulipa transparente (ya vistos en otros modelos de la marca) montados sobre el soporte portapatente.

A favor

-Polivalencia
-Protección aerodinámica
-Prestaciones y funcionamiento

En contra

-Algo más de carácter
-Neumáticos para uso cotidiano
-Horquilla blanda a altas velocidades

Ficha técnica 

MOTOR  
Tipo Bicilíndrico en línea, 4 tiempos
Distribución DOHC, 4 válvulas
Alimentación Inyección electrónica
Refrigeración Líquida
Diámetro por carrera 68 x 44,1 mm
Cilindrada 321 cc
Potencia 42 CV a 10.750 rpm
Torque 3 kgm a 9.000 rpm
Relación de compresión 11,2:1
Encendido Electrónico TCI
Arranque Eléctrico 
TRANSMISIÓN  
Caja 6 velocidades
Embrague Multidisco en baño de aceite con accionamiento manual
Transmisión final Cadena
CHASIS  
Configuración Tipo diamante en tubos de acero
Inclinación de la dirección n/d
Avance n/d
SUSPENSIONES  
Delantera Horquilla telescópica hidráulica, con barras de 41 mm
Recorrido 130 mm
Trasera Monoamortiguador progresivo
Recorrido 120 mm
FRENOS  
Delantero Disco de 298 mm, con pinza de doble pistón 
Trasero Disco de 220 mm, con pinza de pistón simple
RUEDAS  
Neumático delantero 110/70-17M/C 54H
Neumático trasero 140/70-17M/C 66H
DIMENSIONES  
Largo / Ancho / Alto 2.090 / 722 / 1.135 mm
Altura del asiento 780 mm
Distancia entre ejes 1.380 mm
Distancia del suelo 160 mm
OTRAS CIFRAS  
Tanque de combustible 14 litros
Peso llena 168 kg
Velocidad máxima

180 km/h (estimada)

También podés ver "Prueba Yamaha MT-03: El lado oscuro"