En 1921 Harley-Davidson había ganado con sus equipos oficiales todo lo que se podía ganar. Sin embargo, en diciembre de ese año Walter Davidson anunció que su marca dejaba de tener equipos oficiales, aunque seguiría construyendo motos de carreras para algunos pilotos y preparadores. Mientras tanto, Indian y Excelsior, las otras dos marcas implicadas en las carreras en Estados Unidos, seguían con sus equipos.

En la primera mitad de la década del ‘20, las tres grandes firmas construyeron nuevas motos para la mayor de las categorías, la de 61 pulgadas cúbicas (1.000 cc). Harley-Davidson diseñó durante la guerra un nuevo motor estrenado en 1920, que estaba dotado de dos árboles de levas, la “twin cam”, que tenía balancines más pequeños con menos inercias y un mayor régimen de funcionamiento.

Nuevas categorías

En 1926 llegó la de 45 pulgadas cúbicas (750 cc), y la de 21,35 pulgadas cúbicas (350 cc), que complementaban las de 61 y 30,50 pulgadas cúbicas existentes. Para participar en la segunda categoría, lo único que tenían que hacer los pilotos era quitar uno de los cilindros de sus motos de un litro, pero para las nuevas era necesario contar con nuevas motos. Además, el decaimiento de las pistas de madera tuvo como consecuencia el florecimiento de los circuitos de tierra planos.

Se trataba habitualmente de óvalos de tierra con medidas que iban del cuarto de milla (400 m), a la milla (1.608 m), pasando por los de media milla. Empezaron a ser conocidos como Flat Tracks y comenzaron a necesitar a sus propios especialistas. Las motos con la parte trasera alargada tenían los neumáticos dotados de cadenas para lograr una mayor adherencia en una época en la que no había gomas de tacos. 

Restricciones y el "crack"

La llegada de la categoría de 21,35 pulgadas cúbicas representó el primer gran cambio en los reglamentos. Indian ya contaba desde hacía tiempo con una monocilíndrica de estas características, la Prince, y Harley-Davidson poco antes del anuncio también había lanzado los modelos A y B, también de un cilindro, las primeras con magneto y las segundas con batería. A partir de ellas, Harley-Davidson creó modelos deportivos, los AA y en BA, con nuevas tapas de cilindros que tenían válvulas en la cabeza, y que eran fácilmente destinados a la competición. 

Mientras esto sucedía, llegó el “crack” de la bolsa de 1929, y la posterior Gran Depresión. En 1931 Excelsior, la tercera gran firma involucrada en las carreras, cesó la producción de motocicletas para concentrarse en la fabricación de bicicletas más baratas y fáciles de vender. Indian, tan sólo dos años después, estaba operando al 5% de su capacidad, ya sin departamento de carreras. Había acabado la época gloriosa de las pistas de alta velocidad en EE.UU. Ya no había pistas de madera, sus famosos pilotos estaban muertos o retirados, y el público las había abandonado. Era el fin de una época que distinguió las carreras norteamericanas de cualquier otra en la historia.