En la década de 1950, Harley-Davidson tuvo que competir contra las bicilíndricas paralelas que llegaban desde el Reino Unido, unas unidades más livianas y compactas que las motos producidas en Milwaukee. La compañía respondió dotando a sus motos de dos cilindros en V, en una configuración conocida como ‘Panheads’ (debido a la forma de ‘cabeza de olla’ de la culata) y con prestaciones que mejoraban el funcionamiento, pero que conservaban la imagen y el carácter de la marca.

Uno de los modelos más significativos de esta época fue la Duo-Glide de 1958, cuyo nombre escrito en letras cromadas en el guardabarros delantero anunciaba que poseía suspensión en ambas ruedas y no sólo en el tren delantero como hasta ese entonces.

También podés ver "En el placard: Bimota YB8 (1989)" Hacé click

Harley-Davidson tardó en introducir la suspensión hidráulica en sus modelos,?recién lo hizo en 1950 con la Hydra-Glide, otro nombre que hacía referencia a la nueva horquilla telescópica con amortiguación hidráulica en la versión EL. Además de un manejo más suave, la horquilla proporcionaba, junto al gran guardabarros envolvente, una imagen más definida que caracterizó a las H-D desde ese momento.

La Duo-Glide incorporó novedades como un freno trasero hidráulico y neumáticos de banda blanca opcionales, así como los amortiguadores traseros, hidráulicos y cromados, que le daban nombre. El motor de dos cilindros en V y 1.208 cc generaba una potencia máxima declarada de 52 CV y alcanzaba una velocidad de 161 km/h. Esta moto era increíblemente cómoda, sobre todo en aquellas unidades que venían con un parabrisas opcional. 

En 1958, Harley-Davidson era la única compañía norteamericana de motos de renombre, luego de que Indian dejara de fabricar sus bicilíndricas en V unos años antes. Por eso, la Duo-Glide fue un paso importante en la lucha contra la ‘invasión’ de modelos británicos que poco a poco iban ganando su espacio en el floreciente mercado de este lado del Océano Atlántico.