Siguiendo la premisa de que si algo está bien y funciona no se le debe modificar nada (o casi nada), Kawasaki muestra su nueva versión de la Ninja ZX-10RR, a la que otorga apenas unas pinceladas de color y una decoración levemente diferente.

Sustancialmente renovada el año pasado, esta superbike volvió a ganar el Mundial de la mano de Jonathan Rea. Por tal motivo, los de Akashi decidieron mantener la fórmula, como bien habían adelantado hace poco más de un mes.

Morohiro Ikoma, presidente de Kawasaki Motors Europe, sostuvo al respecto: “En manos de nuestros pilotos oficiales, Jonathan Rea y Tom Sykes, la ZX-10RR ha conquistado pole positions, vueltas rápidas, carreras y finalmente la obtencióión de un nuevo título del Mundial de Superbikes, en su primer año de producción".

Ikoma se explayó también sobre las cualidades de este nuevo diseño: "Tanto para equipos de competición como para aquellos usuarios que buscan un conjunto perfectamente equilibrado entre prestaciones y manejabilidad, encontraran en la ZX-10RR su mayor aliada”, concluyó.