Llama la atención por sus abultadas y generosas dimensiones. El frente incluye un grupo óptico de impresionantes medidas y un parabrisas regulable eléctricamente, que ofrece una protección aerodinámica casi perfecta. Los espejos van integrados al carenado y brindan una visión trasera total. El asiento de tapizado antideslizante e impermeable está compuesto por dos piezas bien diferenciadas para piloto y pasajero. El mullido es confortable y compacto. De yapa, la plaza del piloto es regulable en altura en dos posiciones. Además, permite la incorporación de un sistema de calefacción con controles diferenciados para ambas plazas. Las estriberas están recubiertas de goma en su totalidad y colocadas a una altura bastante baja lo que beneficia la postura al no cansar tanto las piernas. Las grandes maletas laterales (albergan un casco integral cada una y algunas cosas más) vienen de serie.

Al encenderlo, el bicilíndrico se sacude violentamente hacia la izquierda haciendo que la moto también lo haga. Los más puristas aman este comportamiento, dado que es inherente de la arquitectura bóxer del propulsor. Es un motor un poco ruidoso, de tacto tosco cuando se lo acelera en parado. Mover la moto hacia atrás puede ser más complicado de lo que parece. Primero por el alto peso del conjunto (en orden de los 260 kg) y segundo porque las piernas pueden chocar fácilmente con los cilindros y parte del filo del carenado.

Los primeros metros con la RT sirven para acostumbrarse al peso de la moto y controlar sus reacciones. La distancia entre ejes es bastante contenida por tratarse de una GT, y el centro de gravedad es relativamente alto (pese incluso al bajo motor bóxer). Sin embargo, luego de un período de adaptación, la dinámica de la moto se torna absolutamente controlable y se la puede maniobrar con suma naturalidad. Las suspensiones obedecen a la tecnología BMW, con un sistema de suspensión que utiliza un amortiguador central y una gran leva basculante en el tren delantero (denominada Telelever), y un brazo con árbol cardánico que hace las veces de basculante monobrazo, junto con un monoamortiguador en el tren trasero (Paralever). Las reacciones son sensiblemente diferentes a las de una moto con parte ciclo convencional, sobre todo las del tren delantero, porque no acusa hundimiento alguno si se aplican los frenos con fuerza. Esto es genial en línea recta, pero puede desconcertar un poco en la entrada de curvas a un piloto con poca experiencia dado que la maniobra se tendrá que calcular de forma más anticipada. La calidad de marcha es envidiable.

Precios estimativos

Modelos 2010-2013: Entre 25.000 y 35.000 dólares

También podés ver: "Segunda mano: BMW K 1300 R (2009-2013)"