Sin dudas este es un año muy especial para Gilera, momento en que se presentaron muchas novedades, diferentes, y para diversos segmentos. En su espacio exclusivo en el Salón Moto desarrollado en el predio ferial La Rural de Buenos Aires, la estrella de la marca fue la nueva bicilíndrica HR7, la primera en su tipo para Gilera, equipada con un motor 4T de 471 cc, refrigerado por agua y transmisión de 6 velocidades. El ejemplar exhibido fue una unidad de pre-serie y carácter de maxi-naked, estilo con el que la que la marca apunta a los usuarios amantes del clásico estilo Street, pero con una propuesta croos-over entre la típica moto de pista y una moto de calle. 

De la misma manera, también se presentaron dos  nuevas propuestas inspiradas en la estética de los años ‘70. Ambas cuentan con un estilo donde predomina la línea vintage y la herencia por la elegancia y los clásicos. Bajo ese concepto, se conocieron las AC4 y AC6 impulsadas con motor 4T de ultima generación de 250 cc y 300 cc, respectivamente.

En línea con la tendencia mundial de disminución de emisiones de CO2, Gilera también dio los primeros pasos en su ambicioso plan de Electromovilidad y mostró en exclusiva su modelo EG-II, el primer Scooter eléctrico de la marca. Un vehículo moderno y funcional que incluye un sistema de recuperación de energía de frenado.

Por último, la marca incursionó dentro del segmento de las Mini Bike, algo que ya es tendencia a nivel mundial, y presentó su U1. Se trata de la moto más pequeña y robusta de todo su line up, equipada con un motor monocilindríco de 125 cc, refrigerado por aceite, caja de cinco cambios, y suspensión delantera con horquilla invertida.