Rivalidad Consolidada. Siempre fueron rivales, pero ahora podemos decirlo abiertamente. Cuando en 2014 se presentaba localmente la NS200 y el producto de Honda aún era alimentado por carburador era muy ambicioso encasillar a la street de Bajaj como una real contendiente de la exitosa y encumbrada CBX250 Twister. Eran varios los factores que no daban lugar a esta rivalidad, como ser: el pasado reciente de la marca india en nuestro país, la muy fresca (en ese momento) alianza Corven-Bajaj y su futuro, y, por qué no decirlo también, la reticencia de los medios especializados para comparar un producto de una marca de primera línea con otro del cual desconocíamos sus credenciales.

El tiempo pasó y la NS supo cosechar muy buenas críticas entre los usuarios y el consiguiente reconocimiento de la fiabilidad de la marca de origen indio. Aunque las cifras de ventas crecían exponencialmente y con una 200 cc que se metía mes a mes en el top ten del ranking de motos más vendidas en nuestro país, siguió vigente la no comparación entre modelos.

La primera en patear el tablero fue la Honda con un necesario replanteo total y la incorporación de la inyección electrónica, seguida muy de cerca por la Yamaha FZ25 que jubiló a las YBR e YS 250, modelos que hacía rato ya contaban con la electrónica en su sistema de alimentación. En vista de estos últimos lanzamientos Corven Motos decide iniciar la producción y comercialización de la Rouser NS200 Fi que, tal como su identificación lo indica, incorpora inyección electrónica y un ABS monocanal como equipamiento inédito y exclusivo para su segmento. Siendo un éxito de ventas (versión a carburador), con una indiscutida imagen de marca, un competitivo valor de reventa y la electrónica aplicada tanto a su alimentación como a la seguridad es que la aún vigente NS ahora saca chapa para discutir de igual a igual con rivales de marcas japonesas y también austriaca, ya que la Duke 200 es otra de las posibles rivales de segmento.

 

Sin grandes cambios

En nuestro país las comparativas no caen muy bien en las oficinas de marketing de las marcas, pero en este caso es justo decir que todas se vieron muy entusiasmadas con la propuesta. Sin embargo, como el tiempo es tirano para los cierre de edición, se complicó la logística y la Twister (tal como sucede en la calle) quedó como la rival más directa de la NS para este “frente a frente”. Como ya hemos hecho en otras oportunidades, este operativo tiene como objetivo acercarles las diferencias y similitudes, los puntos destacables y mejorables de dos productos que compiten en el mismo segmento para que saquen sus conclusiones y la información les sirva de ayuda a aquellos que se encuentren en la disyuntiva de elegir su próxima moto street.

Siguiendo esta línea está bueno comenzar por el diseño, un punto subjetivo, pero en el que creemos están muy parejas. A diferencia de la NS que se mantiene inalterada en este rubro desde su lanzamiento (más allá de los cambios en la paleta de colores y las gráficas), la CB tuvo un rediseño total que la rejuveneció, aunque peca de continuista. Teniendo en cuenta esto, podemos decir que ambas marcas decidieron transitar el mismo camino sin arrebatarle a sus productos la identidad propia que supo llevarlos a ser lo que son.