El recurso de utilizar como plataforma una moto exitosa para desprender productos que puedan satisfacer a otro tipo de clientes es una herramienta muy efectiva y, en la actualidad, muy utilizada por las marcas. BMW hizo lo propio con su superbike S1000RR para luego lanzar la naked S1000R y hace poco la trail S1000XR. En esta oportunidad se trata de Bajaj, que de la mano de Corven Motos Argentina (su representante exclusivo) presentó la nueva Rouser AS200. La misma se inspira en el concepto “Adventure Sport” y está construida sobre la base de la superventas NS200. Al sumar la deportiva AS200, la saga Rouser completa su tridente de 200 cc con una oferta más que interesante, con productos para todos los gustos y siempre con la altísima calidad del gigante indio.

Como ya mencionamos y como podrán observar en las imágenes, la AS se basa en la conocida NS200 con cambios en su parte frontal y algún detalle más que les iremos contando. Mantiene su eficaz y moderna mecánica como así también parte ciclo. Por eso, repetiremos algunos conceptos que ya fueron vertidos oportunamente cuando tomamos contacto con la NS.

Cambios en el frente

Sobre el frente de la AS200 radican los cambios más profundos y que no son solamente estéticos. Se buscó que también fueran funcionales. En términos de diseño, apartado siempre muy subjetivo, podemos decir que la “nueva cara” le sentó muy bien al conjunto. Como gran protagonista se alza el nuevo grupo óptico (HD como lo denomina la marca, de tecnología halógena) que cuenta con un poderoso proyector para la luz baja y asegura un gran poder lumínico. Por encima, la parábola para la luz alta se encuentra flanqueada en sus esquinas superiores por las luces de posición en forma de tiras leds. Todo esto se encuentra enmarcado por una nueva mascara de faro que ahora integra un parabrisas extendido (fumé, de grueso y robusto material) que provee una correcta protección contra el viento, lo que se traduce en mayor comodidad y seguridad para encarar trayectos largos. Los giros son los ya vistos en la NS, halógenos con tulipa transparente. Lo mismo para la horquilla hidráulica de 37 mm de diámetro (acabada en negro mate), el guardabarros bicolor, como así también el diseño de las llantas de 17”. Los neumáticos siguen siendo los indios TVS Eurogrip montando igual medida, 100/80 adelante y 130/70 atrás.

Atrás, dos tiras de tecnología led forman el faro posterior de muy buen poder lumínico. El portapatente, su correspondiente luz y los intermitentes están ahora montados sobre un nuevo corta spray construido en material plástico de correcto aspecto visual y robusto, quedando así despojada del medio guardabarros trasero que, a nuestro gusto, afeaba el remate posterior. El basculante es de acero de sección cuadrada y se encuentra asistido por el monoshock que incluye botella auxiliar con gas nitrox y regulación en la precarga del resorte.

Más relajada

Si bien el tamaño del conjunto y su peso (8 kg más que la NS) son contenidos, su apariencia es la de una moto de mayor porte. No obstante, ponerse a sus mandos es sencillo para pilotos de cualquier talla. El panel de instrumentos es el mismo del resto de la saga, bien presentado, completo y de fácil lectura. En el centro se ubica el cuentavueltas analógico que integra un pequeño display digital de segmentos para el nivel de combustible. A la izquierda del cuentavueltas, un panel reúne los clásicos testigos luminosos. Completa el cuadro de instrumentos una pantalla LCD que informa velocidad, km total, dos parciales y hora. Lo único que falta es un indicador de marcha engranada. La retroiluminación es anaranjada y también están iluminados los indicadores de comandos en las piñas, un clásico de la marca. Los comandos son de correcta ubicación, excelente tacto y funcionamiento. Igual desempeño para los puños y manijas. Con respecto a los espejos, si bien no vibran a ningún régimen y su tamaño es el correcto, creemos que la regulación y el largo de sus brazos son un problema, ya que no pudimos regularlos para lograr una visión óptima. La posición de manejo invita a pasar largas horas a bordo de la AS, los brazos encuentran de manera muy natural a los semimanillares, cuya posición es apenas más alta que en la NS. La AS ofrece una postura relajada, con los codos levemente flexionados, la espalda erguida y una flexión de piernas confortable.

El impulsor no presenta cambios con respecto a la versión naked, siendo de alimentación carburada y quedando así solo el “mono” a inyección para la RS. Recordemos que se trata de un monocilíndrico de 199,5 cc que eroga 23,5 CV a 9.500 rpm, con refrigeración líquida, sistema de triple bujía (mejor combustión y eficiencia en el consumo de combustible) y 4 válvulas. Al dar arranque (solo eléctrico) no presenta vibraciones a ningún régimen de giro de motor. Esta merma de las vibraciones tan características de los monocilíndricos está dada, en parte, por la refrigeración líquida que proporciona un efecto amortiguador reduciendo el ruido del motor y, como ya sabemos, aumenta la vida útil del mismo y evita que se produzca perdida de potencia debido al sobrecalentamiento. Este motor de funcionamiento lineal y muy progresivo en la entrega de potencia asegura un comportamiento deportivo o muy dócil en la ciudad, este motor se ve ayudado en gran medida por el correcto escalonamiento que ofrece la caja en sus 6 velocidades (de accionamiento corto y preciso). 

El chasis perimetral que monta está construido en acero estampado a presión y permite un preciso y ágil control a alta velocidad así como también estabilidad en curvas. En este tipo de terreno muestra una parte ciclo de las más equilibradas, gracias al correcto setting de la horquilla y el monoshock trasero cuya configuración está orientada a lo deportivo, pero sin llegar a ser molesta para el manejo urbano. Como dato a tener en cuenta, los recorridos de los hidráulicos tampoco fueron modificados respecto al resto de la gama. La precisión y el desempeño de los frenos son destacables con excelente mordida y buen tacto sin importar la velocidad, no evidencia fatigas prematuras del sistema y transmite confianza en cualquier situación. La autonomía se ve sólo penalizada por los escasos 12 litros del tanque. Quizá esta versión Adventure debería contar con algún litro más dadas las características del modelo, ya que el consumo es más que austero teniendo en cuenta las prestaciones de la moto.

A favor

-Eficiencia del parabrisas
-Lograda adaptación estética
-Posición de manejo

En contra

-Regulación espejos
-Capacidad de tanque
-Sin caballete central

Ficha técnica

MOTOR  
Tipo Monocilíndrico, 4 tiempos
Distribución SOHC, 4 válvulas
Alimentación Carburador 
Refrigeración Líquida
Diámetro por carrera n/d
Cilindrada 199,5 cc
Potencia 23,5 CV a 9.500 rpm
Torque 1,8 kgm a 8.000 rpm
Relación de compresión n/d
Encendido Electrónico
Arranque Eléctrico 
Lubricación  Cárter húmedo
TRANSMISIÓN  
Caja 6 velocidades
Embrague Multidisco en baño de aceite con accionamiento manual
Transmisión primaria Cascada de engranajes
Transmisión final Cadena de retenes
CHASIS  
Configuración Simple cuna en tubos de acero
Inclinación de la dirección n/d
Avance n/d
SUSPENSIONES  
Delantera Horquilla telescópica hidráulica
Recorrido n/d
Trasera Monoshock nitro
Recorrido n/d
FRENOS  
Delantero Disco simple de 280 mm con pinza de pistón doble
Trasero Disco simple de 230 mm con pinza de pistón simple
NEUMÁTICOS  
Neumático delantero 100/80-17
Neumático trasero 130/70-17
DIMENSIONES  
Largo / Ancho / Alto 2.070 / 804 / 1.205 mm
Altura del asiento 805 mm
Distancia entre ejes 1.363 mm
Distancia del suelo 167 mm
OTRAS CIFRAS  
Tanque de combustible 12 litros
Peso en seco 153 kg
Velocidad máxima 140 km/h (estimada)