Hace exactamente un año probábamos la ZR 250 GTA, la on-off con la cual Zanella –mediante la incorporación de accesorios de serie– se sumaba a la tendencia de ofrecer motos económicas, pero capaces de brindar comodidad a la hora de encarar viajes de mediano y largo alcance. Como a la marca no les gusta ir detrás de las tendencias y prefieren imponerlas, son los primeros en lanzar una Gran Turismo. Se trata de una montura capacitada y equipada para salir a la ruta, pero que no deviene de una enduro y que es más amiga del asfalto. La GT2i se lanza con una destacable dotación de accesorios muy valorada a la hora salir a “devorar kilómetros”, iluminación full led y un monocilíndrico con inyección electrónica.

 

Innovadora

Entendemos la pegada que tienen las siglas GT, pero creemos que sería más verídico catalogarla como un ST, sport touring, dadas sus características y concepción. Sin embargo, no se pueden negar las capacidades que ostenta a priori para montarla por largas horas. Otro aspecto a destacar en tiempos en los que las marcas repiten modelos de la competencia es el diseño innovador, fresco y atrevido que luce esta GT2.

Líneas muy marcadas y cierto aire “Transformer” sobre un conjunto compacto definen su identidad. En el frente y apoyada sobre el característico “pico de pato” descansa una moderna óptica full led del tipo lenticular que asegura una potente luz blanca para los traslados nocturnos. Repiten tecnología los minimalistas intermitentes de tulipa transparente. Por sobre el mencionado faro observamos uno de los elementos más importantes a la hora de viajar: el parabrisas que, como corresponde, permite regular su altura mediante una herramienta. Quizá la inclinación del mismo no sea lo vertical que uno pretende, pero debemos reconocer que durante nuestro breve contacto la protección fue satisfactoria.

Un punto a tener en cuenta es que todo el frente de la moto no carga peso sobre la dirección, ya que su montaje se desprende directamente del chasis. Protegen (sin desentonar estéticamente) a la moto y al piloto ante una eventual caída, las defensas construidas en caño de acero redondo y acabadas en rojo que, además, incorporan un tope plástico en sus extremos. El tanque de 14 litros de capacidad está flanqueado por unas pseudotomas de aire y repite las formas antes mencionadas aportando un correcto acople de nuestras piernas al conjunto. Sobreelevada tapa rasante con bisagra y cerradura para repostar combustible por detrás de un conveniente toma USB con el cual podremos cargar el celu o GPS fijado (soporte mediante) al manillar.

 

Cómoda

El asiento es un dos piezas de niveles bien diferenciados forrado en correcto tapizado antideslizante y costuras rojas a la vista. Amplia y mullida plaza para el piloto que se “afina” en comunión con la parte posterior del tanque para lograr un sector bien estrecho y permitir a todos pisar con ambos pies el suelo. El sillín del pasajero (que cuenta con asas robustas y de buen agarre) es de correcto mullido aunque su tamaño se ve penalizado por lo compacto del conjunto en general. Nuestra unidad de prueba, lamentablemente no las incluía, pero la GT2 incorpora de serie baúl tipo top case (montado sobre una parrilla de aleación) y alforjas laterales rígidas de las cuales el fabricante no declara capacidad.

Lógicamente y dadas las dimensiones de esta Zanella, baúl y alforjas instaladas le restarán espacio y comodidad al segundo a bordo. No obstante, el equipamiento orientado al turismo es muy completo y es en buena parte el “leitmotiv” del modelo. Pedalines solo revestidos en goma para el piloto es un detalle a mejorar en un producto destinado y capaz de ser disfrutado en compañía. Bien Zanella por incluir dentro del equipamiento de serie el caballete central.

El sistema de escape es construido íntegramente en acero inoxidable y luce un silenciador de aspecto muy deportivo con tapa final en fibra de carbono. Hay público para todo, pero nosotros preferimos un escape de sonido contenido y lleno a uno tan alto en decibeles que incomodan al recorrer muchos kilómetros. El remate posterior está muy bien logrado, con un faro principal full led contenido en las mismas líneas del colín. El soporte porta patente incluye los intermitentes y está acompañado por un generoso cortaspray del tipo suspendido.

 

Mirá la segunda parte de la prueba ACA