Ahora sí la naranja más pequeña de las producidas en la planta bonaerense de Campana está “Ready to Race”. Es que la exitosa superventas 200 Duke se vistió de supersport para cumplir con las expectativas de los que deseen una moto escuela para iniciarse en las deportivas, o bien para los que quieran “presumir” montados en una verdadera sport de baja cilindrada para sus desplazamientos diarios. Sin embargo, la RC no se conforma solamente con ofrecer un carenado que la diferencia de su hermana naked. Si bien comparten muchos componentes, se introdujeron cambios en el chasis y relaciones de caja, entre otros. Además, las sensaciones transmitidas por la postura que ahora se adopta sobre ella es el cambio más más relevante.

Apariencias

A primera vista aparenta ser una moto de mayor cilindrada dado su porte. Esto no es una apreciación equivocada, ya que la próxima RC será la 390 y compartirán todas sus cotas. Se trata de una moto de líneas muy marcadas y que ostenta el diseño deportivo más moderno del mercado local. Sobre el frente se destaca una generosa burbuja transparente, de correcta efectividad en conducción deportiva, que se discurre hasta los laterales. El grupo óptico luce muy afilado siendo bi-proyector, sin carenado y de muy buen desempeño lumínico para las luces bajas y altas, y de led por debajo para las de posición. Los intermitentes, de tecnología led, están ingeniosamente integrados al brazo soporte de los espejos. Otro componente que se destaca en tan moderno y agresivo frente es el guardabarros rasante, pero con un voladizo anterior “trunco” y generosos deflectores por sobre los barrales de 43 mm de la horquilla invertida firmada por WP. Las llantas de aleación de 17” y 10 rayos resultan muy llamativas gracias al naranja furioso con el que están acabadas. Los neumáticos elegidos son marca MRF de corte sport en medidas 110/70 adelante y 150/60 atrás, de correcto desempeño.

Tridente ideal

Subirse a la nueva RC 200 requiere algo más de pericia que para subirse a su hermana naked dada la comentada altura de asiento. Lo primero que observamos como novedad es la presencia de los semimanillares por debajo de la tija, junto a una pletina de dirección de aluminio forjado. Los comandos en las piñas son los ya conocidos y montados en la saga Duke con retroiluminación. Lo mismo para el completísimo display 100% digital (de fácil y rápida lectura) que como información relevante posee: velocidad, tacómetro, medidor de nivel de combustible y temperatura de refrigerante, marcha engranada e info recordatoria de mantenimiento. Como buena deportiva, además de ofrecer los clásicos testigos luminosos, posee un testigo de rpm máxima que nos avisa cuándo es conveniente subir de marcha. Con respecto a los espejos, podemos decir que lucen un diseño muy logrado y seguramente estudiado aerodinámicamente, son de gran tamaño pero como en toda deportiva la visión hacia atrás es un tanto complicada; no obstante resulta mejor que en otros modelos de este tipo. Como ya mencionamos, uno de los aspectos salientes de la RC es sin duda la posición de manejo. Apta para pilotos de hasta talla media, se adopta una postura “racing” (sin ser de las más acusadas y/o cansadoras) gracias al tridente asiento, posición alta de estriberas y semimanillares bajos.

Las entrañas de la RC mantiene sin cambios el mismo impulsor de la Duke. Monocilíndrico de 4 tiempos, 199,5 cc, doble árbol de levas a la cabeza, 4 válvulas, inyección electrónica de combustible (by Bosch) y refrigeración líquida. La potencia que desarrolla es de 26 CV a 10.000 rpm con una entrega muy contundente desde abajo. Muy buena cifra para una 200 pero que equivocadamente puede parecer baja dada la sobrada solvencia de la parte ciclo. La velocidad final se obtiene muy rápidamente gracias al nuevo escalonamiento de la caja de 6 marchas (único cambio recibido en el apartado mecánico) y es cercana a los 150 km/h. Con respecto a la autonomía, la RC sufrió una pequeña merma debido a la pérdida de 1 litro en el nuevo depósito. Las vibraciones están dentro de las más contenidas teniendo en cuenta otros “monos” de igual cilindrada.

Pura eficiencia

La parte ciclo es, como en la Duke, de lo más eficiente y hasta comparable con motos de mayor calibre. El chasis multitubular construido en acero goza de pequeñas modificaciones para encajar mejor con la dinámica y la ergonomía de una deportiva. Dichos cambios se traducen en un incremento del ángulo de dirección (66,5 grados), una distancia entre ejes apenas más corta y un incremento en la distancia al suelo. Las suspensiones son otra “pata” importante en esta impecable ciclística donde el único cambio reside en un recorrido más corto (ahora de 125 mm) en la horquilla invertida. Sin novedades en el monoamortiguador WP que mantiene sus 150 mm de recorrido. Con respecto a la dureza, no notamos diferencias con la Duke, y la marca tampoco las manifiesta. Con un tarado más bien firme no llega a ser molesta en un ámbito citadino. Sin embargo, muestra su mejor cara en tramos veloces con curvas de media y alta velocidad. Como mencionamos oportunamente en el contacto previo que tuvimos durante su lanzamiento al mercado, perdió algo de lo “ratonera” de la Duke debido a la nueva postura de manejo y al ángulo de giro de la dirección. No obstante, se desenvuelve muy decentemente en tramos urbanos gracias a su contenido peso (137 kg en seco, algo más que la naked por los carenados).

En síntesis, una deportiva de primerísima calidad en la cual KTM volcó toda su experiencia en competición, de ensamble nacional, de una muy buena relación peso/potencia, sin rivales directos y a un tentador precio sugerido de venta de 105.000 pesos.

Positivo

-Estética general
-Parte ciclo
-Conjunto motor y caja

Negativo

-Eficiencia faro trasero
-Asiento poco mullido
-Carencia de asas 

Ficha técnica 

MOTOR  
Tipo Monocilíndrico, 4 tiempos
Distribución DOHC, 4 válvulas
Alimentación Inyección
Refrigeración Líquida
Diámetro por carrera 49 x 72 mm
Cilindrada 199,5 cc
Potencia 26 CV a 10.000 rpm
Torque 2 kgm a 8.000 rpm
Relación de compresión 11;5:1
Encendido Electrónico
Arranque Eléctrico 
TRANSMISIÓN  
Caja 6 velocidades
Embrague Multidisco en baño de aceite con accionamiento manual
Transmisión final Cadena
CHASIS  
Configuración Entramado en acero con pulvirrevestimiento
Inclinación de la dirección n/d
Avance n/d
SUSPENSIONES  
Delantera Horquilla hidráulica invertida WP
Recorrido 125 mm
Trasera Monoamortiguador hidráulico WP
Recorrido 150 mm
FRENOS  
Delantero Disco simple de 300 mm, con pinza de cuatro pistones
Trasero Disco simple de 230 mm, con pinza de simple pistón
RUEDAS  
Neumático delantero 110/70 ZR17
Neumático trasero 150/60 ZR17
DIMENSIONES  
Largo / Ancho / Alto 1.978 / 688 / 1.098 mm
Altura del asiento 820 mm
Distancia entre ejes 1.340 mm
OTRAS CIFRAS  
Tanque de combustible 11 litros
Peso en seco 137 kg
Velocidad máxima

150 km/h (estimada)