Tiene un aire a la Dyna Glide Custom. Es innegable. Sobre todo si se la observa de frente… El diseño de esta custom de Keeway le gusta a la gente. No hay medias tintas y lo comprobamos con los comentarios que recibimos de los curiosos que siempre se acercan a ver la sesión de fotos. Muchos confesaron que ya la conocían y que estuvieron a punto de comprarla. También coincidieron en que tiene cierto parentesco estilístico con la Harley. Para su desarrollo el departamento de diseño de Keeway (raíces de la italiana Benelli…) tuvo muy en cuenta la imagen de las choperas norteamericanas. Se la ve portentosa, gruesa… con mucho carácter. Y es lo que más nos gusta…

Bajo y ancho

Una vez ubicado al mando de esta custom, indefectiblemente se cae en la cuenta de que se viajará bastante abajo. Con una altura del piso de solo 688 mm, el asiento deja en evidencia otra seña de identidad de la Speed Cruiser, quizás resulte algo incómodo para los que superen el “metro ochenta”, pero es cuestión de acostumbrarse. Además, el asiento es bastante ancho y su mullido sumamente confrontable. El tapizado no es antideslizante, pero la posición de manejo es realmente muy americana y sumamente ergonómica. Los generosos y adelantados apoyapiés invitan a una conducción muy relajada. Para nada forzada. El pedal del freno también es bastante amplio. Las piernas abrazan el tanque de combustible (de tapa cromada, con llave pero sin bisagra) con total naturalidad, los comandos muy a mano, el ancho del manillar, todo está donde debe estar y como deber ser. Estéticamente la decoración con tachas está a tono con las alforjas laterales, de óptimo cuero ecológico y look “rebelde”. La zona reservada al segundo de a bordo es algo “justa”, pero mucho más generosa que en algunos productos de similares características y con un mullido aceptable. No hay asas, lógico; y tampoco respaldo. El efecto colateral para el piloto es que el asiento del pasajero está más elevado, por lo que sirve de límite lumbar. Algo que se agradece al momento de conducir largos trayectos.

Al ruedo

El bicilíndrico de 250 cc que monta esta custom alberga algunas cuestiones interesantes. Por ejemplo, posee una válvula de seguridad que corta automáticamente el suministro del combustible cuando se apaga el motor. También cuenta con Fuel Heated System, un dispositivo que precalienta la mezcla para optimizar la combustión, y dos carburadores a diafragma de tiro vertical que disminuyen el consumo adecuando el llenado a la velocidad del motor. Otros elementos: la bomba de aceleración, que incrementa la reacción de la moto, y cilindros desplazados, que mejoran la refrigeración del motor. En la práctica estos aspectos se traducen en un comportamiento dinámico, sólido, controlado y seguro. De abajo parece algo perezosa, pero no es el motor el culpable, sino su elevado peso.

Su hábitat natural es la ruta, o las autopistas, allí el V-Twin entrega lo mejor de sí. Los casi 2 kgm de par la habilitan para recorrer grandes trayectos con mucha soltura. La velocidad máxima alcanza los 120 km/h, pero entre los 80 y 110 km/h es donde mejor se siente. Crucerear en torno a estas cifras invita a relajarse y disfrutar del viaje. Con el correr del tiempo y los kilómetros, el motor empieza a transmitir demasiado calor a las piernas, algo que nos jugó una mala pasada en más de una ocasión. Las vibraciones a altas revoluciones también se hacen notar, pero esta unidad no contaba con silent blocks, accesorio que sí traen las versiones finales y que mejora considerablemente esta cuestión. Punto a favor: los espejos tienen una visión perfecta, pocas veces visto en este tipo de motos. También destacamos el material y la protección aerodinámica del parabrisas. Si la idea es aprovechar esta moto para viajar, es indispensable su colocación.

Pesada

Definitivamente no es una moto para la ciudad. Esto es algo que sabe de antemano quien busca y adquiere una moto de estas características. Es cierto que hay motos de similar motorización que sí se atreven a adentrase en el tráfico, pero el peso total en torno a los 170 kg prácticamente penalizan a la Speed Cruiser en este ámbito. Su gran porte y un diámetro de giro muy acotado contribuyen a esta aseveración. Obviamente no estamos diciendo que tiene prohibido el ingreso a las urbes, pero de hacerlo el piloto deberá extremar las medidas de seguridad. Incluso en las maniobras de parado.    

A favor

-Diseño

-Calidad de terminación

-Estabilidad

-Respuesta de los frenos

-Motor

En contra

-Peso total

-Calor del motor

-Uso en ciudades

-Sin marcador de combustible

-Potencia faro delantero

Ficha técnica

MOTOR  
Tipo Bicilíndrico, 4 tiempos
Distribución SOHC, 2 válvulas
Alimentación Dos carburadores de tiro directo
Refrigeración Por aceite
Diámetro por carrera 49 x 66 mm
Cilindrada 248,9 cc
Potencia 20 CV a 8.500 rpm
Torque 2 kgm a 5.750 rpm
Relación de compresión 9,4 : 1
Encendido Electrónico por CDI
Arranque Eléctrico 
Lubricación  Cárter húmedo
TRANSMISIÓN  
Caja 5 velocidades
Embrague Multidisco, bañado en aceite
Transmisión primaria Cascada de engranajes
Transmisión final Cadena de retenes
CHASIS  
Configuración Tipo arco
Inclinación de la dirección n/d
Avance n/d
SUSPENSIONES  
Delantera Horquilla hidráulica sin regulación
Recorrido 120 mm
Trasera Hidráulica telescópica
Recorrido n/d
FRENOS  
Delantero Disco simple 
Trasero Disco simple 
RUEDAS  
Llantas De aleación liviana 
Neumático delantero 110/90-16
Neumático trasero 120/90-16
DIMENSIONES  
Largo / Ancho / Alto 2.280 / 900 / 1.110 mm
Altura del asiento 688 mm
Despeje del suelo 150 mm
Distancia entre ejes 1.530 mm
OTRAS CIFRAS  
Tanque de combustible 13,5 litros
Peso 170 kg
Velocidad máxima 120 km/h (estimada)
Consumo promedio 3,6 l/100 km