Con motivo de la cobertura del Motorrad Days le solicitamos a BMW una moto que no hubiéramos probado anteriormente para realizar el viaje a Villa General Belgrano. No había otra más adecuada que la R 1200 RS, una sport-turismo que nos permitiría viajar cómodamente por autopista y también capaz de desplegar su costado más deportivo y divertido por los virados asfaltos del Valle de Calamuchita. Para mí, uno de los lugares más disfrutables para rodar en moto dentro de los muchos que ofrece nuestro bellísimo territorio.

Mitad de camino

No se me viene a la cabeza otra moto con espejos montados sobre el carenado que cuente con una visión tan efectiva como esta, de lo mejor. Hablemos un poco del apartado lumínico, faro simétrico de tecnología halógena delante, full led atrás al igual que los intermitentes. También cuenta con luz de circulación diurna DRL (entre los faros principales) y sensor crepuscular que enciende las luces bajas automáticamente al detectar oscuridad ambiente. Las relaciones de caja, que pudimos comprobar que en 6ta mantienen el mismo régimen que una turismo por excelencia como es la R 1200 RT, son otro aspecto que refuerza el lado turístico de esta RS. El comando de la misma es preciso en todo momento, pero manifiesta un enérgico “clonk” en los pasajes de 1era-2da y 2da-3era especialmente. Dicha particularidad es propia de esta configuración motriz –que no molesta en una GS– pero que sí desentona en una sport.

Llegamos a Leones, un poco más de la mitad de camino transcurrido, y verificamos una postura de conducción que no pasa factura con el correr de los kilómetros teniendo en cuenta que se ataca levemente sobre el tren delantero. Lo mismo sucede con el asiento de dos piezas, de confortable mullido, delgado contra el depósito y ancho atrás que permite acomodarnos a gusto. Acompañante ausente, pero no obstante cuenta también con un adecuado sillín, asas robustas y pedalines con pletina de goma al igual que el piloto. Recordemos que nuestra compañera de viaje toma como plataforma a la naked R 1200 R, convenientemente adaptada para devorar kilómetros de manera más descansada para piloto y acompañante con el beneficio de una lograda protección aerodinámica.

Pura diversión

Apropiado almuerzo, aunque pasado de horario, revisión de fluidos y reabastecimiento de combustible. Verificamos un consumo de 6 litros cada 100 km (que luego sería el consumo promedio de todo el viaje) debido a una velocidad crucero mayor. Luego, 200 km más de autopista para salir por Río Segundo. Poco más de un centenar de kilómetros, que iban a ser los más entretenidos del viaje por sus pintorescos paisajes y curvas que son la envidia de todo porteño, nos separaban de la Villa. Al pasar por Alta Gracia el camino se pone más sinuoso, utilizamos, con suspensión y motor en Dynamic, y valoramos el tacto más deportivo que le confiere la horquilla invertida de 45 mm con amortiguador de dirección respecto del clásico Telelever. Paso por curva preciso y seguro, con cambios de dirección bastante más rápidos de lo que esperábamos, sin llegar a ser una S 1000 XR por supuesto. Como en todos los bóxer de la marca, se asocia a una transmisión cardánica de basculante monobrazo y sistema Paralever que no desentona al momento de una conducción más deportiva. Los 236 kg, que no son pocos, desaparecen por completo convirtiéndola en una montura ágil y dócil hasta para pilotos de pequeña envergadura.

Conocido motor de cilindros opuestos y refrigeración mixta aire/líquido de 1.170 cc con 125 CV a 7.750 rpm. Un propulsor súper redondo en su funcionamiento, con fuerza de sobra a cualquier régimen y que permite curvear alegremente con un uso casi nulo de la caja. Sin vibraciones de ningún tipo y con los balanceos típicos del bóxer muy disimulados desde la aparición de este “aguatero” con eje balanceador contrarrotante. Fotos de rigor en Dique Los Molinos y últimos momentos de claridad para encarar los escasos 30 km que nos separaban de nuestro destino. Con la adrenalina que generan estos curveados asfaltos rápidos es conveniente contar con un equipo de frenos a la altura de las circunstancias y la RS no defrauda. El sistema es muy potente y dosificable, sobre todo adelante; siendo la única crítica la tendencia a activar prematuramente el ABS trasero.

Ficha técnica

MOTOR  
Tipo Bicilíndrico bóxer, 4 tiempos
Distribución DOHC, 8 válvulas
Alimentación Inyección electrónica
Refrigeración Líquida
Diámetro por carrera 101 x 73 mm
Cilindrada 1.170 cc
Potencia 125 CV a 7.750 rpm
Torque 12,7 kgm a 6.500 rpm
Relación de compresión 12,5:1
Encendido Electrónico 
Arranque Eléctrico 
TRANSMISIÓN  
Caja 6 velocidades
Embrague Multidisco en baño de aceite con accionamiento hidráulico
Transmisión final Cardan
CHASIS  
Configuración Multitubular de acero
SUSPENSIONES  
Delantera Horquilla hidráulica invertida
Recorrido 140 mm
Trasera Monoamortiguador progresivo
Recorrido 140 mm
FRENOS  
Delantero Doble disco de 320 mm, con pinza de cuatro pistones. ABS 
Trasero Disco simple de 276 mm, con pinza de doble pistón. ABS
NEUMÁTICOS  
Neumático delantero 120/70-17
Neumático trasero 180/55-17
DIMENSIONES  
Largo / Ancho / Alto 2.202 / 998 / 1.250 mm
Altura del asiento 820 mm
Distancia entre ejes 1.527 mm 
OTRAS CIFRAS  
Tanque de combustible 18 litros
Peso llena 236 kg
Velocidad máxima 200 km/h (estimada)